El Gobierno argentino analiza sancionar a la compañía mexicana de telefonía Claro, filial de América Móvil, por una interrupción en la prestación del servicio registrada este miércoles durante casi cuatro horas, informaron hoy fuentes oficiales.

Así lo señaló el interventor en la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Ceferino Namuncurá, dos días después de que el Gobierno sancionara por una avería a la multinacional española Movistar, que deberá resarcir a sus clientes con 41 millones de dólares (31 millones de euros) y pagar una multa por 1,5 millones (1,1 millones de euros).

"Estamos analizando la problemática, la zona afectada, cuántos usuarios, la reacción de la empresa, la respuesta ante los clientes y frente a la autoridad de control. De corresponder, seremos duros con la sanción" a Claro, dijo Namuncurá a la agencia estatal Télam.

La interrupción del servicio se debió "a un corte de fibra óptica subterránea" originado en "una obra del Gobierno de la ciudad" de Buenos Aires, indicó en un comunicado la filial argentina de América Móvil, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

La compañía, que cuenta con 19 millones de clientes en el país sudamericano, "se encuentra definiendo la compensación que se reconocerá a los usuarios afectados", principalmente de Buenos Aires y su cinturón urbano, agregó la empresa.

"Estamos muy preocupados por el corte. Nos comunicamos con la empresa porque no habíamos sido informados en primera instancia y entendemos que el organismo de control tiene que estar al tanto para lograr que se afecte lo menos posible al usuario", añadió Namuncurá en declaraciones a radio Del Plata, de Buenos Aires.

"Como organismo nos interesa saber cuáles fueron las verdaderas causas, pero más nos importa que el servicio sea seguro y que las empresas hagan las reinversiones para que las fallas se minimicen", remarcó.

De todas formas, Namuncurá consideró que la avería que sufrieron los clientes de Claro "es diferente a lo que ocurrió el 2 de abril cuando se cayó el servicio de Movistar en todo el país", aunque insistió en que el Gobierno analiza "la problemática".

La Justicia argentina investiga si los desperfectos técnicos que perjudicaron a unos 18 millones de abonados de Movistar fueron el resultado de un sabotaje, confirmaron fuentes de la multinacional española.

En Argentina, donde hay unos 50 millones de teléfonos móviles, diez millones más que la población del país, compiten Claro, Movistar, Personal, de capitales argentinos e italianos, y la estadounidense Nextel.