El comercio exterior de China, el mayor exportador mundial, ascendió a 308.080 millones de dólares (237.000 millones de euros) en abril, sólo el 2,7 % más que en el mismo mes de 2011, informó hoy la Administración General de Aduanas.

La cifra muestra que continúa la ralentización del ritmo de crecimiento del indicador, ya que en marzo el crecimiento interanual había sido del 7,1 %, 4,4 puntos porcentuales más.

Las exportaciones aumentaron en el cuarto mes del año a 163.250 millones de dólares (126.100 millones de euros), una subida del 4,9 % respecto a abril del pasado año, mientras que las importaciones totalizaron 144.830 millones de dólares (111.900 millones de euros), sólo un 0,3 % más.

El superávit del mes fue de 18.420 millones de dólares (14.200 millones de euros), frente a los 5.350 millones de dólares (4.130 millones de euros) registrados en marzo.

En el acumulado de los cuatro primeros meses del año, el comercio exterior de la segunda economía mundial totalizó 1,17 billones de dólares (903.000 millones de euros), un incremento del 6 % respecto al mismo periodo de 2011, con un aumento mayor de las exportaciones (6,9 %) que de las importaciones (5,1 %).

De enero a abril la balanza comercial fue positiva para China en 19.300 millones de dólares (14.900 millones de euros), cifra muy similar a la del mes pasado, porque en los tres primeros las importaciones y exportaciones habían sido casi idénticas en cantidad.

China se ha propuesto este año fomentar más el consumo interno y también las exportaciones a los países emergentes, en un intento de paliar la caída en las ventas a sus principales socios, la Unión Europea y Estados Unidos, a consecuencia de los problemas financieros que siguen arrastrando estas economías.

En este sentido, fueron países como Rusia o Brasil los que aumentaron en mayor porcentaje su comercio exterior con China entre enero y abril (un 27,7 % y un 14,4 %, respectivamente), aunque sus cifras absolutas siguen siendo menores que las de los socios desarrollados (28.960 y 25.070 millones de dólares, 22.300-19.300 millones de euros).

La Unión Europea, pese a los problemas en la zona del euro, se mantiene todavía como el principal socio comercial de China, con un volumen de 170.530 millones de dólares (131.600 millones de euros) en los primeros cuatro meses del año, si bien la subida interanual es casi imperceptible, del 0,3 %.

Estados Unidos, en cambio, aumentó los intercambios con el país asiático en ese mismo periodo un 9,2 %, hasta los 146.100 millones de dólares (112.800 millones de euros).

Las naciones del sureste asiático (grupo ASEAN), que mantienen un tratado de libre comercio con China, se confirmaron como tercer principal socio, con 117.650 millones de dólares, o 90.800 millones de euros (una subida del 6,7 %).

Japón, que ha caído en los últimos meses del tercer al cuarto lugar en la lista de socios de China, fue la única de las grandes economías cuyo comercio con el país asiático descendió (un 1,5 %), totalizando 107.180 millones de dólares, u 82.740 millones de euros.