El auge que ha experimentado en los últimos años la enseñanza del español exige un "sello" de calidad para los sistemas de certificación lingüística de las 148 universidades que en todo el mundo imparten cursos de la lengua de Cervantes.

Así lo defendió hoy en San Juan de Puerto Rico el director académico del Instituto Cervantes, Francisco Moreno, quien explicó a Efe que el objetivo es que, en el futuro, los centros educativos que otorgan títulos de español como lengua foránea cuenten con el sello del Sistema Internacional de Certificación del Español como Lengua Extranjera (SICELE).

Moreno dijo que de lo que se trata es de que las universidades que enseñan español como lengua extranjera dispongan de una certificación para sus títulos con una garantía similar a la que da, por ejemplo, el TOEFL a los exámenes de inglés.

En el "Congreso Internacional Investigación e innovación en ELE: construyendo el SICELE" que se celebra estos días en Puerto Rico se trabaja en fijar los criterios de calidad que se exigirán para la obtención del sello.

Moreno subrayó que el sello otorgado por SICELE, cuya secretaría ejecutiva es asumida por el Instituto Cervantes, permitirá que sea reconocido a nivel internacional como una garantía del título obtenido y que además sea aceptado por el resto de centros educativos.

"Si no existiera ese sello cada uno iría por su cuenta", apuntó Moreno. Según dijo, si por ejemplo un estudiante estadounidense viaja a una universidad de un país hispanohablante y cuenta con un título avalado por el sello SICELE de conocimiento de castellano, éste será garantía de que, efectivamente, los exámenes se llevaron a cabo con los niveles de calidad exigidos.

"Actualmente más de siete millones de estadounidenses estudian español en su país y es importante que se les ofrezcan cursos de calidad", dijo el director académico del Instituto Cervantes.

Cuando esos estudiantes viajen a universidades de España o México tendrán, matizó, más facilidad para que se reconozca su nivel de conocimiento de español si cuenta con el respaldo del sello de SICELE.

En la reunión de San Juan, que comenzó el miércoles y será clausurada el viernes, se ultiman los cánones de calidad de los sistemas de certificación lingüística que deben alcanzar las universidades de todo el mundo que enseñan español para obtener el sello.

Está previsto que en los próximo meses se determinen esos estándares y luego un comité de SICELE deberá visitar las universidades para conceder, o no, el sello del organismo.

La cita de San Juan cuenta con el apoyo de las locales Universidad del Sagrado Corazón (USC), Universidad de Puerto Rico (UPR) y Universidad Interamericana (UIA).

Al congreso han acudido más de noventa ponentes de lugares como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa Rica, España, Estados Unidos, Hong Kong, México, Perú, Uruguay y Venezuela.

La jornada de hoy incluyó una charla de Joao Rocha y Ana Lucía Pederzolli, de la Universidad Abierta de Brasil, sobre la "Formación de Profesores de Español en Brasil: un reto de experiencia en la educación a distancia".

César Augusto Romero, de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, habló de las "necesidades epistemológicas de un profesor de español de lengua extranjera", al tiempo que René Venegas, de la chilena Universidad Católica de Valparaíso, disertó sobre "los papeles temáticos cumplidos por la persona gramatical en la construcción del conocimiento".

SICELE nació durante el III Congreso Internacional de la Lengua Española de Rosario (Argentina) de 2004, en el que se emplazó a las instituciones que comparten el interés por la difusión de la lengua española a buscar mecanismos de concertación para la puesta en marcha de un sistema de certificación universal destinado a los estudiantes de español. EFE