El director académico del Instituto Cervantes, Francisco Moreno, subrayó hoy en San Juan las dificultades que entrañaría la implantación de una enseñanza pública bilingüe en Puerto Rico, territorio en el que la mayoría de la población tiene el español como lengua materna.

Moreno, que visita Puerto Rico para participar en una reunión del Sistema Internacional de Certificación del Español como Lengua Extranjera (SICELE), señaló a Efe que el primer obstáculo será el de contar con profesores bien formados para alcanzar ese objetivo.

Las palabras de Moreno llegan después de que en el último mensaje de la Legislatura del gobernador de la isla, el anexionista Luis Fortuño, insistiera en la necesidad de que los puertorriqueños mejoren su conocimientos de inglés y en la promesa de destinar más medios para alcanzar el objetivo de la enseñanza bilingüe.

En ese sentido, el mes pasado anunció la implantación en el próximo ejercicio fiscal del programa "Generación Bilingüe", con el objetivo de que en diez años todos los niños de la isla caribeña se expresen tanto en español como en inglés.

El gobernador, que aún no ha ofrecido detalles sobre cómo se implantará el plan ni de las horas que se destinarán a cada lengua, dijo al anunciarlo que el inglés no debe ser un privilegio de quienes acuden a escuelas privadas y que el deficiente conocimiento de ese idioma por parte de muchos niños puertorriqueños les limita luego en la vida.

El director académico del Instituto Cervantes destacó que su institución considera a Puerto Rico un país hispánico más en términos idiomáticos, al margen de la situación política de este estado libre asociado de Estados Unidos.

No obstante, dejó claro que el bilingüismo es positivo y una riqueza para las personas.

"Si es bilingüe -la educación- se tiene que tener en cuenta que el español es la seña de identidad de Puerto Rico", indicó el también profesor de Lengua española de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Al respecto, la presidenta del congreso del SICELE en San Juan y profesora de Lingüística de la Universidad de Puerto Rico, María Inés de Castro, advirtió a Efe que el asunto idiomático está muy politizado en Puerto Rico.

Inés de Castro apuntó que lo primero que habría que determinar es qué grado de bilingüismo se quiere para Puerto Rico, tras advertir que en las escuelas de la isla caribeña se deben mejorar muchas cosas a nivel educativo, entre otras la enseñanza del propio español.

Las autoridades estadounidenses impusieron, entre 1898 y 1948, distintos planes para la enseñanza del inglés que resultaron inútiles en el objetivo de introducir el idioma de la metrópoli como propio de los puertorriqueños.

El tema del idioma es muy sensible en la sociedad puertorriqueña, como se demostró durante la visita, el pasado marzo, del entonces precandidato republicano Rick Santorum a la isla.

Santorum se vio envuelto en una polémica por unas declaraciones sobre la necesidad de la implantación del inglés en Puerto Rico en caso de que se convirtiera en un estado más de Estados Unidos.

Luego dijo que sus palabras habían sido tergiversadas maliciosamente y que lo que quería decir era que el inglés es la lengua común de los estadounidenses y que debe ser enseñada a todos.

El aspirante presidencial republicano Mitt Romney, que llegó días después a la isla para hacer campaña, no quiso entrar en la polémica y se limitó a decir que la lengua no sería una barrera para la plena integración de Puerto Rico en Estados Unidos. EFE