María León

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó hoy una demanda en contra de la Oficina del Alguacil del condado Maricopa (MCSO), que incluye al propio Joe Arpaio, y a la jurisdicción, por discriminación en contra de los hispanos.

"Si tienes la apariencia de un latino, lo más seguro es que seas detenido por un agente de MCSO", dijo hoy en una rueda de prensa en Phoenix Thomas E. Pérez, asistente de la División de Derechos Civiles de la Oficina del Procurador General de Justicia de EE.UU.

"Las acciones del alguacil Arpaio no fueron ni constitucionales ni efectivas", añadió.

El Gobierno federal solicita en su demanda que los tribunales impidan que los agentes de MCSO pongan en práctica el perfil racial y obliguen a esta agencia a implementar políticas y entrenamiento para remediar este tipo de conducta que salieron a la luz a raíz de una investigación.

El pasado 15 de diciembre, el Departamento de Justicia dijo haber encontrado causa razonable de que MCSO y el alguacil Arpaio violaron los derechos constitucionales de latinos durante detenciones de tránsito, tras una investigación que comenzó en junio de 2008 por acusaciones de prácticas de perfil racial.

Las negociaciones entre el Gobierno federal y MCSO para evitar la demanda fracasaron después de que Arpaio se negara rotundamente a tener dentro de su departamento a un supervisor independiente.

El Departamento de Justicia había presentado un plan a MCSO que incluía varias reformas.

La demanda sostiene que el condado Maricopa, MCSO y el alguacil Arpaio discriminan en contra de latinos, quienes constantemente son detenidos, cuestionados y arrestados solamente por su raza, color y origen.

El Departamento de Justicia indicó haber encontrado también prácticas discriminatorias en las cárceles del condado en contra de reos latinos que hablan un inglés limitado.

También acusa a Arpaio de tomar represalias en contra de personas que lo critican, al hacerlas objeto de investigaciones o acciones administrativas sin causa alguna.

De acuerdo con la investigación del Departamento de Justicia, los latinos tienen entre cuatro a nueve veces más probabilidades de ser detenidos por MCSO que otros conductores.

"MCSO detiene a latinos en las carreteras, en sus casas y en sus lugares de trabajo sin una justificación legal para hacerlo", dijo Pérez.

La demanda se enfoca en varias aéreas de operación de MCSO, entre ellas la unidad en contra del tráfico humano, las operaciones anticrimen, las investigaciones de robo de identidad y las redadas en contra de negocios.

El alguacil, que ocupa el cargo desde 1993, está al frente de la única agencia del orden en Arizona que aplica la ley estatal "anticoyote", que penaliza a indocumentados que admiten haber pagado a un traficante para ingresar a EE.UU. y la ley estatal de sanciones a empleadores, que castiga a negocios que emplean indocumentados a sabiendas.

El funcionario federal destacó que los detectives que investigan casos relacionados con el tráfico humano en MCSO tienen más probabilidades de detener a conductores latinos, sin importar que sean residentes legales o ciudadanos de este país.

Anticipándose a las acciones del Departamento de Justicia, ayer el alguacil Arpaio presentó un documento en el que indica los pasos que tomará para que su agencia se acerque más a las comunidad latina.

Entre los puntos a mejorar se encuentran los de entrenamiento, comunicación, seguridad, integridad interna, información del público y llevar un mejor registro de sus actividades, entre otros. EFE