El organismo defensor de los derechos humanos en México investigará posibles abusos en la detención de casi 300 universitarios el 28 de abril en Morelia (suroeste), en tanto que otros estudiantes intensifican las acciones para exigir su liberación.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó hoy en un comunicado que ejerció su "facultad de atracción" para investigar los presuntos excesos en la detención de estudiantes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo por parte de fuerzas policiacas en Morelia, capital del estado de Michoacán.

Refirió que en la fecha de las detenciones, el presidente del organismo autónomo, Raúl Plascencia, envió a Morelia 13 visitadores que se entrevistaron con los arrestados, de los que 57 presentaron queja formal ante la CNDH.

Ese mismo día, la CNDH recibió de la Comisión de los Derechos Humanos de Michoacán la queja de un ciudadano que denunció la forma en que fuerzas públicas irrumpieron en la casa del estudiante "Lucio Cabañas", donde supuestamente agredieron físicamente a los residentes para luego detenerlos.

"Concluido el análisis y valoración de las evidencias sobre los hechos, esta Comisión Nacional emitirá la determinación que conforme a derecho corresponda", acotó.

En tanto, cientos de estudiantes, en su mayoría con los rostros cubiertos con pañuelos y pasamontañas, tomaron carreteras estatales y federales en las inmediaciones las ciudades de Morelia, Pátzcuaro y Uruapan.

Las manifestaciones tienen como objetivo exigir la inmediata liberación de los 10 miembros de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) a quienes el domingo pasado una juez dictó auto de formal prisión como presuntos responsables de actos vandálicos, reportó El Diario de Morelia en su página web.

Fuentes gubernamentales dijeron al periódico que los bloqueos carreteros incluyen la retención de vehículos particulares, la distribución de propaganda en favor de los jóvenes recluidos, el "ordeñamiento" de camiones cisterna que transportan combustible, y la ocupación de dos casetas de cobro.

De acuerdo con los reportes, en la caseta de peaje de Zirahuén hay alrededor de un centenar de presuntos estudiantes que cobran cuotas de 20 pesos (1,4 dólares) para que puedan transitar automovilistas, y al menos a tres vehículos les sustrajeron combustible.

Los manifestantes reclaman la inmediata excarcelación de los 10 miembros de la CUL acusados de haber incendiado a fines de abril tres vehículos propiedad del Gobierno de Michoacán y del ayuntamiento de Morelia.

Un vocero de los estudiantes dijo a El Sol de Morelia que van a intensificar paulatinamente sus acciones hasta lograr la libertad de sus compañeros, incluyendo tomas de autobuses y carreteras.

El 28 de abril las fuerzas policiales irrumpieron en varias casas de estudiantes en Morelia para arrestar a residentes afiliados a la CUL y al Movimiento de Aspirantes y Rechazados de la Universidad Michoacana que en días previos se habían apoderado de vehículos oficiales y bloqueado calles para demandar plazas automáticas en el sistema educativo estatal. EFE