China anunció el jueves que el superávit en su balanza comercial de abril se amplió en momentos en que las importaciones bajaban ligeramente, en medio de temor de que la segunda economía mundial no hace lo suficiente para estimular su demanda interna en medio de una desaceleración económica.

El servicio de aduanas publicó nueva cifras de sus importaciones el jueves que indicaban un aumento del 0,3% a 144.800 millones de dólares mientras que sus exportaciones subieron un 4,9% a 163.200 millones de dólares, indicando un superávit de 18.400 millones de dólares.

El bajo nivel de las importaciones podría ser una señal de que la política económica de China no logra impulsar la demanda de los empresarios y consumidores hacia los productos importados y provoca preocupación de si China podría recuperarse de su lento crecimiento.

El nivel de las exportaciones también ha contrariado a los economistas, que afirman que se trata de una señal de que el yuan se está fortaleciendo, lo cual socava la competencia de las exportaciones de China en el mercado mundial.