Costa Rica no asistió a la audiencia oral y pública convocada para hoy por la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) en Managua por uno de los litigios que ese país mantiene con Nicaragua por el fronterizo río San Juan.

El presidente del tribunal, el nicaragüense Carlos Guerra, informó de que pese a la ausencia de Costa Rica, que no reconoce a esa corte, los jueces celebrarán la audiencia y escucharán los alegatos de Nicaragua, que acusa a San José de contaminar el río San Juan con la construcción de una carretera de 120 kilómetros.

La Corte Centroamericana, con sede en Managua, admitió en diciembre pasado una demanda de organismos de defensa del medio ambiente no gubernamentales nicaragüenses contra la carretera que Costa Rica construye en su territorio, al sur del río San Juan.

Según Managua, las obras causan daños al medio ambiente del río San Juan, de soberanía nicaragüense.

El tribunal ordenó en enero pasado a Costa Rica suspender la construcción de la carretera, pero San José, que no reconoce la autoridad de la corte regional, no ha atendido esa decisión.

Costa Rica no pertenece a la Corte Centroamericana y en una gira por la región que en febrero pasado hizo su canciller, Enrique Castillo, acusó a ese tribunal, con sede en Nicaragua, de distorsionar el conflicto territorial.

En la audiencia de este jueves, que se efectúa en un auditorio de la Universidad Católica, en el sur de Managua, se espera que el experto nicaragüense en temas medioambientales Jaime Incer Barquero realice una presentación sobre los daños que le achacan a la carretera costarricense.

De los 309 kilómetros de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, un total de 140 kilómetros los ocupa el río San Juan hasta su desembocadura en el mar Caribe.

La Corte Centroamericana se creó en 1991 y en la actualidad cuenta con seis magistrados provenientes de El Salvador, Honduras y Nicaragua, mientras que Guatemala está por nombrar a sus representantes y Panamá, al igual que Costa Rica, no la reconoce.

Las autoridades de San José y Managua, además, mantienen una disputa desde octubre de 2010, cuando Costa Rica acusó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a Nicaragua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales a un humedal fronterizo en el Caribe, en un territorio que ambos países reclaman como propio en el río San Juan.

En marzo de 2011, la CIJ ordenó a los dos países, mientras ventila el conflicto, abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil, a la zona en disputa.