WASHINGTON - Los abogados de Roger Clemens quedaron tan a gusto con el testigo de la fiscalía, Kirk Radomski, que quieren volver a citarlo para que declare a favor del ex lanzador de Grandes Ligas.

El abogado de Clemens, Rusty Hardin, le dijo el miercoles al juez que dirige el juicio por perjurio contra Clemens que la defensa tiene otras preguntas que quiere hacerle a Radomski.

Radomski, hasta ahora el testigo más interesante en el caso, fue interrogado durante dos días como testigo de la fiscalía. El miercoles, el interrogatorio del abogado de Clemens, Michael Attanasio, tuvo sus momentos tensos.

Clemens está acusado de mentirle al Congreso estadounidense en 2008 cuando negó haber utilizado esteroides y hormona de crecimiento humano, pero Attanasio intentó presentar a Radomski como un mentiroso al destacar diferencias entre lo que dijo en su testimonio y lo que escribió en un libro.

Radomski no se amilanó ante el interrogatorio.

"¿Alguna vez escribiste un libro?", reclamó. "¡Escribe un libro! Ya verás cómo cambian las cosas".

El equipo legal de Clemens utilizó el libro el miercoles para tratar de generar dudas sobre una vieja y rota etiqueta de envío que Radomski dijo que fue utilizada para enviar HGH a la casa de Clemens hace unos 10 años. La dirección de Clemens en Houston aparece en la etiqueta --lo que podría ser una conexión entre el legendario pitcher y fármacos para mejorar el rendimiento. La etiqueta tiene el nombre de Brian McNamee, el ex preparador físico de Clemens que alega haberle inyectado las sustancias para mejorar el rendimiento.

Se espera que McNamee testifique el lunes.