La Cámara de Representantes de EE.UU., bajo control republicano, aprobó hoy una polémica medida que, en aras de un presupuesto equilibrado, impide recortes masivos a los fondos del Pentágono pero elimina otros para programas sociales.

La medida, que busca reducir el déficit en unos 243.000 millones de dólares, afronta la oposición de la Casa Blanca y tiene escasas posibilidades de ser aprobada en el Senado, bajo control demócrata.

La legislación fue aprobada con 218 votos a favor y 199 en contra, sin el apoyo de los demócratas. Sólo 16 republicanos votaron en contra de la medida.

El presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, dijo que la medida evita "recortes perjudiciales" en los gastos de defensa y facilita la puesta en marcha de reformas fiscales "responsables".

"A los soldados de EE.UU. ya se les pide que hagan muchos sacrificios a diario en defensa de la libertad, y sin embargo se les pide que acepten unos niveles desproporcionados de altos recortes, comparados con el resto del Gobierno federal", se quejó Boehner.

"No debemos castigar a nuestras tropas por los fracasos de Washington", dijo el representante por Ohio.

Boehner se hizo eco del resto de su bancada en el sentido de que la medida supone un primer paso para controlar el gasto fiscal, tras varios años de aumentar el ya abultado déficit.

Sin embargo, el legislador demócrata de Texas, Silvestre Reyes, acusó a los republicanos respaldados por el movimiento ultraconservador "Tea Party" de lanzar un ataque "radical, ideológico y partidista contra las familias estadounidenses", mientras los demócratas buscan formas de estimular la recuperación económica y preservar programas sociales.

"Es absoluta y completamente irresponsable el equilibrar el presupuesto a costa de nuestros ancianos, veteranos, niños y familias", argumentó Reyes, al señalar como ejemplo que la medida republicana eliminará más de 33.000 millones de dólares para programas de nutrición para gente necesitada.

La Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca dijo en un comunicado el miércoles que recomendará un veto presidencial porque la medida "impondría profundos recortes prespuestarios que costarán la pérdida de empleos y perjudicarán a la clase media y a estadounidenses vulnerables".

La Casa Blanca advirtió de que la medida también busca eliminar los fondos al programa de beneficencia social "Medicaid" para Puerto Rico, dentro de la reforma sanitaria de 2010, entre otros recortes.

Los recortes presupuestarios para el Pentágono y otros programas sociales formaban parte de un acuerdo alcanzado en el verano del año pasado entre ambos partidos.

La legislación, conocida en inglés como "Sequester Replacement Reconciliation Act", combina la labor de seis comités legislativos para responder a ciertos recortes programados para el Pentágono.

Los comités elaboraron planes para reducir el déficit en sus respectivas áreas según las instrucciones que recibieron dentro del presupuesto aprobado por la Cámara de Representantes.

Además de reemplazar los recortes programados para el Departamento de Defensa, la medida prevé un ahorro de unos 243.000 millones de dólares en los próximos diez años. EFE