La empresa española Repsol indicó el jueves que sus ganancias en el primer trimestre crecieron un 12,4% y llegaron a 643 millones de euros (833 millones de dólares), excluyendo los resultados de YPF y Repsol YPF Gas, las filiales argentinas expropiadas por el gobierno de Buenos Aires.

Repsol YPF SA atribuyó los resultados a mayores precios del crudo y gas natural, la reanudación de la producción en Libia tras el fin de la guerra civil y los buenos resultados de la filial de gas natural licuado.

Repsol dijo que incluyendo los beneficios de YPF y Repsol YPF Gas, las ganancias totalizaron 792 millones de euros, un aumento del 3,5% frente al mismo periodo en el 2011.

La expropiación fue anunciada el mes pasado por el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner y completada hace pocos días al aprobar los legisladores argentinos la medida. Buenos Aires advirtió que no pagará compensación alguna, pero Repsol ha prometido batallar en los tribunales para obtenerla.

Las acciones de Repsol subieron un 7% a 14,06 dólares.

La empresa dijo que sus ingresos operativos en el primer trimestre crecieron un 8,7% a 1.330 millones de euros.

La ganancia fue debida mayormente a un aumento del 33,5% en los ingresos operativos de su filial, especialmente ante el encarecimiento del crudo y gas natural y una mayor producción en Libia y en su filial de licuefacción de gas natural en Estados Unidos.

Repsol poseía el 57% en YPF y tras la confiscación su participación quedó reducida al 6%. Cifró la parte expropiada en 10.500 millones de dólares.

En una rueda de prensa telefónica el jueves, el director financiero de Repsol Miguel Martínez dijo que debido a que las acciones de la empresa han bajado tanto por la confiscación de YPF, la empresa considera la posibilidad de deshacerse de su restante participación en YPF "en otro tipo de vehículo" aunque no ha tomado una decisión.

Martínez agregó que desconoce cuándo la justicia argentina se pronunciará sobre el valor de YPF.