Boca Juniors, que no puede despegarse en la punta de la compañía de Newell's Old Boys, recibirá el domingo a un Vélez Sarsfield que le pisa los talones en la recta final del campeonato Clausura del fútbol argentino.

El partido entre Boca y Vélez, por la 14ta fecha y cuando luego resten sólo cinco en juego, junta a los únicos equipos argentinos que siguen en carrera en la Copa Libertadores, en la que acaban de acceder a los cuartos de final.

Por lo menos siete de los 20 equipos del torneo tienen claras posibilidades de atrapar el título, ya que están encerrados en apenas cinco puntos de diferencia.

A la cabeza de todos marchan Boca y Newell's con 25 unidades, seguidos por Tigre con 24; Vélez 23; Arsenal 22, All Boys 21 y Colón 20.

Boca sufriría la baja de Juan Román Riquelme, autor de un gol y la figura de la cancha en el triunfo 3-2 en su visita a Unión Española de Chile el miércoles por la Libertadores, debido al esquema de rotación que aplica su técnico Julio César Falcioni y en el que el "10" suele descansar cuando viene de ser exigido a fondo.

Otra ausencia obligada será la del artillero uruguayo Santiago Silva, quien acusa un desgarro en el aductor derecho.

Vélez tampoco las tiene todas consigo: su cañonero Lucas Pratto será baja debido a un desgarro en el isquiotibial derecho sufrido el martes cuando su equipo empató 1-1 con Atlético Nacional de Colombia para avanzar en la Libertadores aprovechado que ganó 1-0 el duelo de ida.

A la inversa de lo que hace Falcioni, el técnico de Vélez Ricardo Gareca saldrá con todo su potencial.

"No es momento de elegir una competencia u otra", dijo Gareca. "Peleamos cosas importantes y queremos seguir en ese camino".

Newell's, por su parte, recibirá el sábado a Unión, que marcha octavo a siete puntos de la cima.

Bajo la dirección del ex técnico de Paraguay, Gerardo Martino, Newell's arrancó este torneo amenazado por el descenso pero ahora se encuentra en plena lucha por el título.

El tercero Tigre, a solo un punto del techo de la tabla, visitará el domingo a Colón.

Tigre podría protagonizar un curioso caso, que al menos en el fútbol argentino no conoce antecedentes: puede salir campeón y a su vez irse al descenso.

El equipo que dirige Diego Cagna figura en zona de descenso directo debido a que en Argentina la pérdida de la categoría se determina por el promedio de puntos de las últimas tres temporadas y Tigre está pagando los platos rotos por su magra cosecha en torneos anteriores.

Olimpo está casi condenado al descenso, mientras que un grande como San Lorenzo, además de San Martín de San Juan, figuran en zona de Promoción.

Eso significa que si no mejoran, San Lorenzo y San Martín deberán jugarse la vida dentro de poco ante dos equipos de la segunda división con pretensiones de ascender.

San Lorenzo recibe precisamente a Olimpo el sábado, mientras que San Martín será anfitrión el viernes de Arsenal.

Racing Club, que marcha cerca de la Promoción y con el colombiano Giovanni Moreno como enlace, visitará el domingo a Argentinos Juniors.

Racing venció el miércoles 1-0 a Atlético de Tucumán y avanzó a las semifinales de la Copa Argentina en los que se medirá con el vencedor dentro de una semana entre San Lorenzo y River Plate, equipo este último que milita en la segunda división a la que cayó en la temporada pasada pese a ser el que más campeonatos ganó en el balompié nacional.

La fecha se completa con Estudiantes-Godoy Cruz (viernes); Independiente-All Boys, Belgrano-Rafaela (sábado); Lanús-Banfield (domingo).