El apoyo del presidente Barack Obama al matrimonio entre homosexuales ha generado reacciones opuestas entre líderes y expertos del sur de California.

Lavi Soloway, fundador de Stop The Deportations-The DOMA Project, movimiento que busca la igualdad en el trato de los matrimonios del mismo sexo en asuntos migratorios, dijo hoy a Efe que el comentario del presidente es "un paso positivo" hacia el reconocimiento legal de estas uniones.

Soloway sin embargo, considera que la declaración personal de Obama no es suficiente y que las deportaciones de parejas del mismo sexo deben detenerse.

"Cualquier decisión con respecto a la deportación de una persona en una relación con una pareja del mismo sexo debe detenerse hasta cuando la batalla legal en relación a Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) se termine", afirmó el abogado al referirse a varias demandas que cursan en el país contra DOMA.

Dicha legislación no incluye los matrimonios entre personas del mismo sexo como válidos en materia migratoria, por lo que -según el jurista- el pronunciamiento del presidente puede verse como un respaldo a una posible modificación de la ley en ese sentido.

En la misma línea se pronunció Thomas A. Saenz, presidente y abogado general del Fondo México Americano de Defensa Legal y Educación (MALDEF) al aplaudir la declaración del presidente en una entrevista con la cadena televisiva ABC, el miércoles.

"Esperamos el liderazgo del presidente en temas de igualdad relacionados, incluyendo medidas para implementar inmediatamente prácticas de inmigración que concedan los mismos derechos de reunificación familiar igualmente para todos los cónyuges binacionales", dijo Saenz en un comunicado.

No obstante, otros consideraron desafortunadas las declaraciones de Obama.

Aunque el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, no se pronunció al respecto, la archidiócesis remitió a Efe la declaración del cardenal Timothy Dolan, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., a la cual se adhiere el arzobispo Gómez.

En su declaración, el cardenal Dolan calificó los comentarios del presidente Obama como "profundamente entristecedores".

"No podemos quedarnos callados frente a las palabras o acciones que disminuyen la institución del matrimonio y la familia. La gente de este país, especialmente los niños, merecen algo mejor", afirmó el prelado.

Varios capítulos locales de los sindicatos siguieron la línea de apoyo expresada por sus líderes nacionales.

Líderes sindicales como María Elena Durazo, secretaria-tesorera ejecutiva de la federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles AFL-CIO o Rick Icaza del sindicato de Trabajadores Unidos de Alimentos y Comercio UFCW recibieron con beneplácito la opinión de Obama.

La declaración del presidente también ha encontrado eco en algunas minorías que se ha ido abriendo más hacia la aceptación de este tipo de relación.

De acuerdo con un análisis presentado por el Centro para el Progreso Estadounidense, la posición del presidente "ha ido evolucionando" en la misma forma en que el "público estadounidense ha evolucionado en el tema, con más estadounidenses afirmando su apoyo a la igualdad del matrimonio cada año".

El 39 % de los afroamericanos apoya este tipo de matrimonio frente a 26 % de 1996, al igual que 55 % de los latinos, contra el 45 % en 2009.

Además, la declaración de Obama genera expectativas para que se busque una modificación a DOMA que garantice los mismos derechos legales como matrimonio a la parejas homosexuales.

"Esperemos que la declaración personal del presidente se manifieste con respaldo y liderazgo frente a una modificación de DOMA que incluya a las parejas del mismo sexo", concluyó Soloway.EFE