Un grupo de agentes del FBI catearon el jueves la casa de un célebre mafioso de Connecticut, sospechoso de tener información sobre el robo en 1990 de obras artísticas que estaban en un museo en Boston, el caso más grave en Estados Unidos.

Los agentes en la propiedad estilo campestre examinaron un auto en la entrada, buscaron en una zona verde y retiraron cajas de evidencia. El propietario, Robert Gentile, permanece detenido desde febrero por cargos federales de drogas y armas.

Un abogado de Gentile, A. Ryan McGuigan, dijo que el FBI regresó a la propiedad de su cliente en el suburbio de Manchester, a las afueras de Hartford, porque la agencia tenía una nueva orden que permitía el uso de un radar de penetración terrestre para buscar armas enterradas.

McGuigan dijo el jueves que cree que en realidad los agentes buscan pinturas robadas, pero que no las encontrarán.

"Esto es absurdo", dijo McGuigan. "Esto es el FBI. ¿Están tratando de decirme que se les olvidó algo la primera vez? Están tratando de encontrar 500 millones de obras robadas. ... Todo lo que van a encontrar son lombrices".

McGuigan agregó que creía que las autoridades habían recuperado dos armas.

Un fiscal federal dijo en marzo que el FBI cree que Gentile estaba involucrado con propiedades robadas relacionadas con el asalto en 1990 del Museo Isabella Stewart Gardner, de Boston. Ladrones vestidos como policías llegaron al lugar cuando Boston acababa de celebrar el Día de San Patricio, ataron a dos guardias y robaron obras de Rembrandt, Vermeer, Degas y Manet valuadas en más de 500 millones de dólares.

Gentile no ha sido acusado por el robo de arte y McGuigan dice que su cliente no sabe nada de él.

El vocero de la oficina de un fiscal federal rechazó hacer declaraciones. Se dejó un mensaje en el FBI sin recibir respuesta de inmediato.

Gentile fue arrestado hace tres meses y acusado de vender analgésicos obtenidos ilegalmente. Los agentes federales dicen que confiscaron tres revólveres, numerosas municiones y silenciadores caseros durante una búsqueda el 10 de febrero en la casa de Gentile.

Gentile fue acusado formalmente el mes pasado por cargos relacionados a las armas. Apoyado por un bastón y con movimientos lentos se declaró inocente de tres cargos en una corte en Hartford.

Su abogado dice que las autoridades se pusieron en contacto con Gentile por el robo hace dos años y que cuando no les dio información enviaron a un testigo encubierto para que le pidiera medicamentos por receta.

El museo todavía ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por las obras que no requerirá más información a quien las entregue. El abogado de Gentile dice que si fuera un tipo de archicriminal, se las habría arreglado para obtener la recompensa.

Según los fiscales Gentile es integrante de una familia de criminales de Filadelfia. Su abogado niega que se trate de un mafioso.

Gentile fue sentenciado por latrocinio en 1996. Los criminales convictos no pueden poseer armas de fuego o municiones que hayan pasado de un estado al otro o que provengan del extranjero. La ley también les prohibe la posesión de un silenciador a menos que haya sido registrado.

Cada uno de los tres cargos por armas implican una sentencia máxima a 10 años en prisión y una multa de hasta 250.000 dólares.

Las autoridades dicen que los agentes del FBI han conversado con Gentile sobre el robo de arte sin llegar a ningún resultado.