La empresa Midwest Generation adelantó para septiembre el cierre de dos plantas que funcionan con carbón y que durante años han contaminado barrios latinos de Chicago, al tiempo que se realizan los primeros foros públicos para consultar a los vecinos sobre el uso a dar a los terrenos que quedarán vacantes.

Susan Olavarría, directora de comunicaciones de la empresa, confirmó hoy a Efe que se adelantó el calendario de cierres anunciado en un principio para el 31 de diciembre de este año en la planta Fisk del barrio Pilsen, y el 31 de diciembre de 2014 en la planta Crawford del barrio mexicano La Villita.

Según Olavarría, los dos cierres serán en septiembre próximo por una "decisión económica y consistente" con lo que se ha realizado en una docena de plantas generadoras este año por el bajo precio de la electricidad y los costos de mejoramiento exigidos.

Como ejemplo, mencionó que en enero pasado las plantas de Midwest habían dejado de generar 4.000 megavatios para Illinois y el área oeste de Estados Unidos, a la fecha son más de 16.000 megavatios y otros 850 se agregarán con los cierres de Fisk y Crawford.

Al anunciar el acuerdo en febrero, la empresa Midwest Generation dijo que las condiciones del mercado de energía no permitían realizar las inversiones necesarias para modernizar las plantas y convertirlas a gas natural u otro combustible limpio en lugar de carbón.

La empresa había recibido un ultimátum del alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, para ofrecer soluciones al problema de contaminación ambiental o cerrar bajo las condiciones de una ordenanza sobre energía limpia que se iba a resucitar en el Concejo Municipal.

En esa ordenanza se obligaría a la empresa a convertir las plantas para usar gas natural u otro combustible limpio.

Olavarría destacó la labor de 165 hombres y mujeres "que hoy trabajan en las plantas Fisk y Crawford y están orgullosos del trabajo que realizaron para apoyar el crecimiento de la ciudad de Chicago".

"Ellos han sido increíblemente profesionales desde que anunciamos hace dos meses que las plantas cerrarían. Merecen las gracias y el reconocimiento de esta ciudad por su dedicación y servicio", agregó.

Midwest se estableció en 1999 en Illinois después de adquirir las seis plantas de energía del estado que funcionan con carbón.

Además de las dos plantas de Chicago, tiene generadoras de electricidad en otras ciudades de Illinois como Waukegan, Joliet, Romeoville y Pekín.

El alcalde nombró a fines de abril el Grupo de Trabajo para la Reutilización de Fisk y Crawford, con nueve miembros, entre ellos tres representantes de grupos ambientalistas, uno de la empresa propietaria de las plantas y dos concejales latinos.

El grupo programó las primeras audiencias públicas para fines de junio, para recoger la opinión de la comunidad sobre alternativas de desarrollo económico y creación de empleos en los terrenos que ahora ocupan las plantas.

Sin embargo, Rosalie Mancera, integrante del grupo por la organización comunitaria Pilsen Alliance, dijo a periodistas que el adelanto de los cierres le daba "más urgencia al trabajo".

Es por eso que la Organización de Derechos y Reforma del Medio Ambiente de Pilsen (PERRO), que también integra el grupo, anunció su propio foro en colaboración con otras organizaciones como la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe (NALACC), la Federación de Clubes Michoacanos de Illinois (FEDECMI) y Durango Unido.

A su vez, la Organización de Justicia Ambiental de La Villita (LVEJO), realizó una reunión informativa la semana pasada en la Cámara de Comercio del barrio mexicano ubicado en el suroeste de la ciudad. EFE