La fiscalía de Bolivia investiga un presunto ajuste de cuentas entre narcotraficantes a raíz del asesinato de un abogado que defendía a acusados de narcotráfico.

"Este asunto creemos que es un ajuste de cuentas, no sabemos todavía los móviles", dijo el fiscal de Santa Cruz Isabelino Gómez a periodistas horas después del asesinato del abogado ocurrido el miércoles. La policía realizaba redadas el jueves en busca del pistolero.

William Espinoza Cossío, que defendía a acusados de narcotráfico, fue acribillado a plena luz del día cuando desayunaba con un colega en un local céntrico por un hombre que bajó de un vehículo y descargó su arma.

El abogado murió camino al hospital. En la escena del crimen la policía encontró siete casquillos de bala nueve milímetros.

El martes la policía halló el cadáver de un hombre de 32 años con ocho tiros en un poblado al norte de Santa Cruz, en el oriente del país. La policía también sospecha que se trató de una venganza vinculada al narcotráfico.

Santa Cruz es el corazón económico de Bolivia y base de bandas de narcotraficantes que exportan la droga a Brasil y Europa. La policía desarticuló en 2011 tres bandas de sicarios al servicio del narcotráfico después de sangrientos crímenes a plena luz del día.