Los temores por la deuda europea volvieron a causar estragos en Wall Street el miércoles, donde las acciones bajaron marcadamente luego que las tasas de interés subieron para España e Italia, un indicio de que los inversionistas están nerviosos sobre la salud financiera de ambas naciones.

La tasa de crédito a 10 años de España saltó el martes de 5,70% a 6,06%. Muchos temen que España, estrangulada por el alto desempleo y un colapso inmobiliario, podría ser el siguiente país en necesitar un rescate financiero.

El índice industrial Dow Jones llegó a desplomarse hasta 184 puntos durante la jornada, antes de recuperar más o menos la mitad de las pérdidas. Sin embargo, registró su sexta caída consecutiva, su racha bajista más larga desde agosto pasado.

En las seis jornadas de perdidas que terminaron el miércoles, el Dow cedió 444 puntos, una sexta parte de los puntos que ganó durante sus ocho meses de avances. El índice perdió 97,03 puntos (0,8 al cerrar en 12.835,06.

El índice Standard & Poor's bajó 9,14 puntos (0,7 a 1.354,58 y el compuesto Nasdaq perdió 11,56 (0,4%) para concluir en 2.934,71.

Del 3 de octubre al 1 de mayo, el Dow se disparó 2.624 puntos (25, mientras los líderes europeos parecían tener bajo control la crisis de la deuda. El año pasado, las naciones que usan el euro acordaron reforzar la disciplina presupuestaria en toda la región.

Desde el 1 de mayo, cuando el Dow Jones cerró en un máximo de cuatro años, las preocupaciones sobre Europa han resurgido. En las elecciones del domingo, los votantes griegos y franceses sacaron del poder a líderes que habían impuesto duros recortes de gasto para aliviar a los inversionistas.

Parece cada vez más probable que Grecia, sin gobierno desde las elecciones del domingo, se salga de la unión monetaria del euro o sea forzada a salir. La incertidumbre resultante podría causar dificultades a los mercados mundiales.

La caída tras los primeros meses del año se ha convertido en algo recurrente en Wall Street. En 2010 y 2011, el Dow Jones subió en los tres primeros meses, después quedó igual o perdió terreno a medida que los eventos en el extranjero eclipsaron el modesto crecimiento económico en Estados Unidos.

El mercado hoy en día está muy tranquilo comparado con mediados del año pasado, cuando el Dow Jones oscilaba rutinariamente con cambios de cientos de puntos al día.

Sin embargo, la atmósfera está empezando a parecerse al año pasado a medida que los comisionistas venden cualquier cosa considerada de riesgo sobre la base de las últimas noticias procedentes de Europa, dijo Peter Tchir, que comercia una gama de inversiones para su fondo TF Market Advisors.

Alrededor de dos acciones bajaron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones fue apenas superior al promedio, de 4.230 millones de acciones.

En otros mercados internacionales, el FTSE 100 británico bajó 0,4% a 5.530,05 mientras el CAC-40 francés cayó 0,2% a 3.118,65 y el DAX alemán avanzó 0,5% a 6.475,31.

Más temprano, el Nikkei japonés cayó 1,5% a 9.045,06.

El miércoles, cayeron los precios de las materias primas como las energéticas, el cobre y la plata, que se necesitan para sostener un amplio crecimiento económico pero son menos valiosas cuando la economía es más débil y disminuye la demanda.

El crudo de referencia, que se vendió por unos 110 dólares por barril a principios de este año, cayó por debajo de 100 dólares la semana pasada y seguía retrocediendo. Cerró por debajo de 97 dólares el miércoles en la Bolsa Mercantil de Nueva York, continuando su declive más largo desde el pasado mes de julio.

___

Daniel Wagner está en Twitter como www.twitter.com/wagnerreports .