Violentos disturbios se vivieron hoy en Bolivia, en la primera jornada de una huelga general de 72 horas para exigir al presidente Evo Morales mejores salarios, con choques entre manifestantes y policías cerca de la plaza Murillo de La Paz, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento.

Miles de manifestantes, sobre todo universitarios y médicos vestidos con batas blancas, intentaron entrar a la plaza y algunos lanzaron cartuchos de dinamita contra barricadas de agentes antidisturbios, que respondieron con gases lacrimógenos.

Según medios locales, hay universitarios heridos y desmayados por las cargas de gas, mientras que el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, informó de al menos dos policías lesionados por esquirlas de las explosiones de dinamita.