Con una actuación firme y con decisión que le valió cortar la única oreja del festejo, el mexicano Víctor Mora se alzó como triunfador y ganador de la Oreja de Oro en la duodécima corrida de la feria de San Marcos en Aguascalientes, en el centro de México.

Mora alternó con sus compatriotas Óscar Sanromán, Israel Rodríguez, Antonio Romero, Oliver Godoy y Geraldo Adame, que se fueron de vacío.

Con un tercio de entrada en la Monumental, se lidiaron siete toros, uno de regalo, del hierro de Corlomé, bien presentados. Cumplieron en varas y fueron desiguales en sus condiciones de lidia, destacando el tercero y sexto.

Sanromán, con el que abrió plaza, estuvo bien. Silencio. Regaló un séptimo que tuvo mejores destellos pero pinchó y escuchó aplausos.

Rodríguez, poco pudo hacer son su enemigo, silencio.

Mora, firme y valiente una faena de mérito para obtener una oreja y ganar el trofeo en disputa.

Romero, tampoco tuvo tela, silencio.

Godoy, no encontró colaboración de su enemigo, silencio.

Adame, lució bien voluntarioso y con buenos procedimientos, pero pinchó y todo quedó en ovación. EFE