El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, afirmó que España no necesitará rescate, que no ha solicitado ayuda y que su Gobierno "lo está haciendo bien" en las reformas necesarias, como la del sector bancario.

"España necesita reformas también en el sector bancario para recapitalizar los bancos y hacerlos más fuertes y creo que el Gobierno lo está haciendo bien", señaló Van Rompuy en una entrevista en el canal de televisión "Euronews" en la que mostró su "total confianza" tanto en el Ejecutivo como en el Parlamento.

Preguntado sobre si España necesitaría un rescate y sería el próximo país europeo, tras Grecia, Irlanda y Portugal, el responsable europeo respondió que "no han solicitado ayuda en absoluto".

"El Gobierno español ha tomado decisiones valientes, igual que el Gobierno anterior, fiscalidad, competitividad, y también en las reformas en el mercado laboral. Creo que eso producirá resultados", argumentó.

En términos generales, y fuera de la cuestión específica española, insistió en que las "medidas impopulares" se toman para "estabilizar la zona euro" con el objetivo de lograr crecimiento y empleo y que a más largo plazo se trabaja para reforzar la innovación, la educación, la investigación.

Avanzó que, junto a la Comisión Europea, el Consejo estudia aumentar en 10.000 millones de euros el capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) que permitiría crear inversiones por un monto de 160.000 millones.

Y que también trabajan en "un proyecto de eurobonos para aumentar el volumen de inversiones en algunas áreas clave en la eurozona", todo lo cual "no está en contradicción con la austeridad" aunque "puede estarlo a corto plazo porque se debe corregir el desequilibrio y aumentar la competitividad".

En cuanto a la posibilidad de poner en marcha un plan para estimular la actividad en Europa como respuesta a la oposición manifestada en diversos países contra los programas de ajuste, el presidente del Consejo afirmó que "nos ocupamos del crecimiento desde mi primera cumbre europea informal en febrero de 2010".

Preguntado en concreto sobre la voluntad del presidente francés, François Hollande, de renegociar el nuevo tratado europeo firmado a comienzos de marzo, respondió que "ése es otro tema", y que de todo eso se va a tratar en las próximas semanas.

"Lo más importante es ponerse de acuerdo sobre el contenido: cuáles son los incentivos e instrumentos para aumentar el crecimiento económico y el empleo, y ahí tenemos muchos puntos de convergencia, incluso con el programa del nuevo presidente francés", añadió.

Van Rompuy se mostró convencido de que pese a los resultados en las elecciones parlamentarias griegas del domingo "la gente quiere seguir formando parte de la eurozona, porque sabe que no hay otra salida para su país, no hay futuro fuera de la UE".

"Pero en cualquier caso convenceremos a la gente del significado de ser miembros de la UE con resultados, por lo que tenemos que estabilizar la zona euro, e incrementar el crecimiento económico, y crear puestos de trabajo", indicó.