El volante del Granada, Dani Benítez, fue suspendido tres meses por lanzar una botella de plástico a un árbitro al final de un partido por la liga española.

La federación española de fútbol anunció el castigo el miércoles, lo que evitará que Benítez juegue el último partido de la temporada contra el Rayo Vallecano en el que el Granada se juega la permanencia en la primera división.

Benítez cumplirá con el resto del castigo la próxima temporada.

Benítez lanzó una botella de agua a Clos Gómez cuando los jugadores del Granada discutían con el árbitro tras perder 2-1 ante el Real Madrid.