El Senado de Nueva Hampshire aprobó el miércoles una resolución en apoyo a la severa ley de Arizona que exige a la policía revisar el estatus de inmigración de una persona a la cual se detenga por cualquier otra razón.

El Senado rechazó con votación de 15-9 un intento por revocar la resolución y luego la aprobó sin debate sobre la misma. El patrocinador de la resolución aprobada por la cámara baja no se presentó en la audiencia y todos los testigos se pronunciaron en su contra.

Los opositores a la ley de Arizona dijeron que ésta alentaría la etiquetación racial.

La resolución dice que la inmigración no autorizada está costando al país miles de millones de dólares en asistencia social, atención médica, educación y costos de encarcelamiento. Señala que Nueva Hampshire apoya el derecho de Arizona a proteger sus fronteras y a sus ciudadanos.

La Corte Suprema de la nación escuchó recientemente argumentos sobre la ley de Arizona.