El capitán del Barcelona, Carles Puyol, ha asegurado hoy que en ningún momento ha valorado su retirada de la selección española, tras saber que se perderá la Eurocopa de este verano por una lesión de rodilla.

"No sé si era mi última Eurocopa, pero si tengo una cosa clara es que quiero retirarme en el campo y no en el quirófano", ha aseverado Puyol en rueda de prensa en la ciudad deportiva, donde ha recalcado que su idea es "seguir muchos años".

"No digo ni que dejo la selección ni que no la dejo. Ahora la prioridad es la operación, luego recuperarme bien y después ya veré cómo estoy y qué opinan los entrenadores, no sólo es una decisión mía. La temporada que viene tomaré una decisión", ha apuntado.

El club azulgrana anunció este martes que el zaguero se someterá el 12 de mayo a una artroscopia en la rodilla derecha, tras sentir unas molestias al finalizar el último partido ante el Espanyol.

Una intervención que dejaría a Puyol hasta seis semanas en el dique seco, por lo que no podrá disputar la final de Copa del Rey ante el Athletic el próximo 25 de mayo, además de dejarle prácticamente sin opciones para la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

"Tenía muchísimas ganas de jugar mi partido 100 e ir a la Eurocopa, pero ha pasado esto, algo que no puedo controlar. Solo me pasa por la cabeza recuperarme, volver al cien por cien y, si hay la posibilidad de jugar ese partido, encantado", ha dicho Puyol.

En todo caso, el jugador catalán ha admitido que ve "complicado" poder llegar a tiempo para la cita: "Tenemos que esperar a ver cómo va la operación y qué dicen los doctores, pero será imposible".

"Sería injusto para otro jugador que está al cien por cien llevar a un jugador que no lo está -ha recordado-. En España hay muy buenos centrales, no hay que preocuparse de nada. Las cosas irán muy bien y, si tuviera que apostar, sería por la Roja. Seremos campeones".

El central, que ya sufrió una lesión similar hace un año que le hizo meditar dejar el fútbol, se ha mostrado en esta ocasión muy animado: "Son similares, pero el año pasado lo veía más negro y este año más de color de rosa".

"Estoy bien, animado, son cosas que pasan en el fútbol", ha añadido el internacional. "Llega en un mal momento, pero con ganas de operarme y empezar a hacer trabajo de recuperación. Estoy seguro que va a salir bien y muy pronto volveré a jugar".

Un contratiempo para el capitán, que estaba realizando una notable temporada, algo que le da "rabia": "Si todo esto me hubiera pasado más joven hubiera estado peor. Pero ahora, con 34 años, tienes más experiencia y ves las cosas de forma diferente".