Un oso negro de unos 90 kilos (200 libras), que hurtó algunas mantas y almohadas de una cabaña en el noroeste de Montana para cubrir su guarida debajo de esa casa, se despertó y se mudó al fin.

Judy Wing, habitante de Missoula y dueña de la cabaña, dijo al diario The Montana Standard que el oso apodado Blue despertó de su hibernación. Ahora, la propietaria acondicionará la vivienda rural que está a la orilla del lago Georgetown para que su parte baja sea a prueba de osos.

La familia de Wing descubrió al plantígrado y se dio cuenta de que faltaban almohadas y mantas cuando visitó la cabaña el 1 de enero.

Los familiares sellaron con clavos una entrada en el piso y cubrieron la puerta al exterior con maleza para mantener cálido y oculto al oso.

Terry Althaus, encargado local de parques y bosques, dijo que el oso hibernó hasta comienzos de abril.

Wing planea reunirse este fin de semana con autoridades forestales para buscar formas de poner a salvo la cabaña.