El presidente de EEUU, Barack Obama, recibe hoy al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en la Casa Blanca para preparar la cumbre que la Alianza que se celebrará el 20 y 21 de mayo en Chicago.

La cumbre estará centrada en el calendario de transición y el compromiso con Afganistán, donde la OTAN tiene previsto concluir en 2014 la transferencia de toda la responsabilidad de la seguridad en el país a las fuerzas afganas.

El plan acordado en la Cumbre de Lisboa celebrada en 2010 estableció el aumento progresivo de las fuerzas de seguridad afganas hasta que tuvieran capacidad para asumir la seguridad en todo el territorio para finales de 2014 y concluir la misión de combate de las fuerzas extranjeras.

No obstante, está previsto que la OTAN mantenga algunas unidades militares que como respaldo de las fuerzas afganas y que se encarguen de continuar el adiestramiento de las fuerzas afganas.

Según el Pentágono, actualmente unos 330.000 miembros de las Fuerzas de Seguridad afganas reciben entrenamiento de las tropas de la coalición.

Las fuerzas de seguridad afganas han pasado de 276.000 a las 330.000 actuales en el último año y el objetivo es que alcancen los 352.000 miembros el próximo octubre, como estaba previsto en el calendario de Lisboa.

Durante su visita, Rasmussen tiene previsto además reunirse con miembros del Comité de Asuntos Exteriores del Senado.

La semana pasada Obama realizó una visita no anunciada a Afganistán durante la que firmó con su homólogo afgano, Hamid Karzai, un pacto estratégico que marca las líneas de asistencia militar y financiera de EEUU a las autoridades afganas hasta 2024.

Se espera que durante la cumbre los aliados traten sobre la aportación de tropas de sus países y otros recursos en esta nueva etapa tras una década de guerra.

El presidente electo francés, el socialista François Hollande, se ha comprometido a retirar a los soldados de su país de Afganistán a finales de 2012, lo que supone un adelanto de dos años sobre el calendario de salida de la OTAN.

La OTAN ha insistido en que no variará el calendario de su retirada de este país, que inició en julio de 2011.