El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, de 104 años de edad y que completó siete días internado con síntomas de neumonía y deshidratación, afirmó en un mensaje que quiere dejar el hospital "cuanto antes" y continuar con sus proyectos profesionales.

"Estoy bien, pero quiero salir cuanto antes de este hospital para cuidar mis proyectos", señaló el arquitecto en un breve mensaje recogido por su nieto y fotógrafo Kadú Niemeyer para el portal IG.

Niemeyer recordó en el mensaje que antes de ser hospitalizado trabajaba en el proyecto de una nueva sede del restaurante "Porcao", de Río de Janeiro, y en el lanzamiento de una nueva edición de su revista "Nosso Caminho".

El médico Fernando Gjorup, del Hospital Samaritano de Río de Janeiro, señaló este miércoles a periodistas que Niemeyer presentó una "pequeña mejoría en su cuadro de deshidratación", permanece lúcido y respira sin ayuda de aparatos, pero todavía sin previsión de alta.

La clínica, por su parte, emitió un comunicado en el que declaró que el estado de salud de Niemeyer "es estable y está recibiendo tratamiento venoso con antibióticos y suero".

En abril de 2010, Niemeyer estuvo 12 días hospitalizado en el mismo centro médico por una infección urinaria.

El renombrado arquitecto, cuyas obras de hormigón armado y en forma de curvas se han levantado en varias ciudades de todo el mundo, estuvo ingresado durante tres semanas entre septiembre y octubre de 2009, cuando fue tratado de un tumor en el colon y se le extirpó la vesícula.

En junio de 2009, el arquitecto fue internado en el hospital Cardiotrauma por una lumbalgia y dado de alta tras una serie de exámenes y en 2006 llegó a permanecer 11 días hospitalizado por una caída.

El arquitecto, aún activo y que en diciembre pasado presentó los proyectos que diseñó para la sede de la Universidad Latinoamericana (Unila), es el autor de la mayoría de las edificaciones gubernamentales de Brasilia, la capital del país, diseñada desde cero e inaugurada en 1960.