El lituano Ramunas Navardauskas tomó el miércoles el liderazgo del Giro de Italia luego de que su equipo Garmin-Barracuda ganó la prueba contrarreloj por equipos en la cuarta etapa de la competencia.

El anterior líder Taylor Phinney pasó apuros debido a una lesión en el tobillo derecho causada por una caída el lunes. El estadounidense del equipo BMC se salió del pavimento en un momento dado y casi cae en una zanja.

Garmin tardó 37 minutos, 4 segundos para recorrer el trecho mayormente plano de 33 kilómetros en Verona, la primera etapa que se corre en Italia luego de tres tramos en Dinamarca. El equipo Katusha terminó en segundo lugar, con 5 segundos más, mientras que Astana y Saxo Bank fueron los siguientes, 22 segundos atrás.

Los ciclistas de Garmin se ubican en las cuatro primeras posiciones de la clasificación general, y Navardauskas le saca 10 segundos de ventaja al estadounidense Tyler Farrar y al veterano sudafricano Robert Hunter, mientras que el canadiense Ryder Hesjedal ocupa el cuarto.

Alex Rasmussen, quien comenzó la etapa como tercero en la tabla general, no pudo seguirle el ritmo a sus coequiperos de Garmin, y se rezagó en la tabla.

Phinney, quien necesitó tres puntos de sutura el lunes para cerrar su herida en el tobillo, cayó al quinto sitio, 13 segundo atrás. Luego de salirse al césped, tuvo que parar un momento para quitar un amasijo de hierbas de sus zapatillas, pero algunas quedaron prendidas a su bicicleta.

"No me fue bien hoy", dijo Phinney. "El equipo me esperó un par de veces... Por suerte no me caí hoy. Estoy molesto, no hay mucho más qué decir. No tuve potencia".

BMC acabó en décimo, 31 segundos atrás de Garmin.

"Tengo que agradecer al equipo, porque pudieron haberme dejado atrás, pero me llevaron hasta la meta", dijo Phinney.

Navardauskas también tuvo algunos problemas, en especial en el tercio final de la prueba contrarreloj, pero se las arregló para mantenerse en su grupo.

"Estoy muy feliz de estar con estos chicos", dijo. "Estaba muy cansado cuando aún faltaban 10 kilómetros".

La quinta etapa que se corre el jueves es un trayecto casi completamente plano de 209 kilómetros desde Modena hasta Fano, en la costa del Adriático. Las etapas con pendientes se corren viernes, sábado y domingo.

La carrera termina el 27 de mayo en Milán.