El Gobierno de México anunció hoy la puesta en marcha de una operación para aplacar a los grupos criminales que operan en el estado de Morelos, vecino al Distrito Federal, con el refuerzo de más militares y policías en Cuernavaca, Cuautla y otras poblaciones de la zona sur del estado.

"En este día se anuncia el plan 'Morelos Seguro', precisamente como una muestra de que es posible, con el apoyo y el fortalecimiento de cada uno de los órdenes de gobierno (...), el lograr los retos que nos hemos trazado en materia de seguridad", dijo a la prensa el secretario de Gobernación (Interior), Alejandro Poiré.

Las primeras acciones, coordinadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), consisten en la instalación de una nueva Base de Operaciones Mixtas (BOM), como se conoce a los enclaves militares, y en aumentar la presencia de personal militar en el Centro Operativo Lagartos.

Con ellas el Gobierno federal en coordinación con el del estado buscan "dar mayor contundencia a las acciones para combatir la criminalidad, prevenir el delito, y garantizar la seguridad de los morelenses".

Además, aumentarán los patrullajes militares en Cuernavaca, la capital del estado, y otras poblaciones de la zona sur-suroeste del mismo, así como la vigilancia de la Policía Federal en las carreteras "donde se ha presentado una mayor" inseguridad.

En particular el ministro dijo que el agravamiento de la situación es consecuencia de "la incidencia delictiva en el sur del Distrito Federal (donde está la capital del país)" y en la frontera de Morelos con "el estado de Guerrero", donde la situación merece "una atención más firme, más coordinada y decidida" de parte de las autoridades.

Poiré sostuvo que el objetivo de "Morelos Seguro" es "evitar llegar a índices de delincuencia aún mayores" en un estado donde ha habido problemas de seguridad en municipios como Cuernavaca, la capital, Temixco, Jiutepec, Yautepec, Cuautla, Emiliano Zapata, Xochitepec, Puente de Ixtla, Jojutla y Zacatepec.

El titular de Gobernación anunció que continuarán los exámenes de confianza a "mandos y elementos operativos" de las corporaciones policiales, "particularmente en el orden municipal".

El ministro reiteró que el compromiso del Gobierno encabezado por el presidente Felipe Calderón es "con la seguridad de todos los mexicanos" y dijo que con "Morelos Seguro" se está "avanzando en una ruta clara, con componentes de una estrategia integral" y "coherente".

"Sin seguridad no hay democracia, no hay posibilidades de desarrollo", recordó Poiré.

Por su parte, el gobernador de Morelos, Marco Adame, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), el mismo de Calderón, se comprometió a trabajar con más ahínco y con visión de largo plazo por la seguridad pública de su estado.

"Este acuerdo que hoy anunciamos (...) se rige por los principios de racionalidad e integralidad. Es decir, no solo tiene un carácter reactivo y condición de corto plazo, sino que tiene como premisa básica y fundamental la prevención" de la inseguridad, apuntó.

Finalmente, la portavoz de la Oficina de la Presidencia, Alejandra Sota, confió en que en Morelos suceda lo mismo que en otros estados mexicanos como Baja California o Guerrero, donde bajo esquemas de corresponsabilidad entre autoridades federales y locales se ha reducido la criminalidad. EFE