La Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, manifestó el miércoles que está molesta por el tiempo que se está tardando el Departamento de Justicia para entregar los documentos de un operativo que buscó rastrear armas traficadas a México.

Por aclamación, la Cámara acordó un recorte simbólico de un millón de dólares en salarios al Departamento.

La decisión fue encabezada por Trey Gowdy, republicano por Carolina del Norte, durante un debate sobre el presupuesto del Departamento de Justicia, el martes. El legislador indicó que ha sido muy paciente con la oficina.

En el Operativo Rápido y Furioso agentes estadounidenses que esperaban rastrear armas permitieron que cientos de éstas, compradas en Arizona, llegaran a México. Más tarde se descubrieron dos de esas armas en el lugar donde fue asesinado un agente fronterizo estadounidense.