La petrolera YPF afronta hoy un conflicto entre sindicalistas en yacimientos de la provincia de Santa Cruz, en el sur de Argentina, el primero desde que se nacionalizó la compañía al expropiarse el 51 por ciento de sus acciones a la española Repsol.

Un sector del sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz realiza una huelga y se manifiesta frente a las explotaciones de YPF, que son custodiadas por la Gendarmería (policía de fronteras) para garantizar la producción de hidrocarburos.

Los huelguistas han negado que se propongan afectar a la nueva conducción de YPF y exigen que se convoque a elecciones para que cese la intervención dictada a ese sindicato hace más de un año por la Federación Argentina del Gas, Petróleo y Biocombustibles.

La protesta no ha tenido adhesión y tampoco ha sido afectada la producción petrolera, aseguró la ministro de Gobierno de Santa Cruz, Paola Knoop, a la agencia oficial de noticias argentina Télam.

Knoop se encuentra en la ciudad santacruceña de Las Heras, vecina a las explotaciones de YPF donde estalló este conflicto, a unos 2.600 kilómetros al sur de Buenos Aires, para "garantizar la libertad de circulación y trabajo".

"No nos vamos a meter en una cuestión sindical", dijo la funcionaria después de insistir en que "no se cortó en ningún momento la producción" de los yacimientos de las localidades de Pico Truncado, Cañadón Seco y Las Heras.

La protesta es encabezada por Héctor Segovia, quien a fines de 2010 fue desplazado de la conducción del sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz en medio de un conflicto interno.

El sindicato Unido de Petroleros, una de los mayores de la federación, expresó hoy su "compromiso" de apoyar al gerente general de YPF, Miguel Galuccio, que asumió el lunes, al entrar en vigor la expropiación a Repsol, aprobada por amplia mayoría parlamentaria y motivo de conflicto entre España y Argentina.