Las políticas de protección social son esenciales en la lucha contra la crisis económica porque crean demanda, al contrario que las medidas de austeridad, afirmó hoy el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavia.

"La protección social como un instrumento de crisis es una herramienta fundamental porque incrementa la demanda. Las medidas de protección social son esenciales para luchar contra la pobreza", señaló Somavia en una conferencia en Ginebra.

Destacó el impacto "multidimensional" de ese tipo de medidas, pues "protegen, dan poder a las personas al permitirles movilidad en el mercado de trabajo y sirven como estabilizadores económicos".

El director general de la OIT dijo que las políticas de protección social tienen un impacto inmediato tanto en la vida de las personas como en la economía, "al contrario que la bajada de impuestos, que beneficia principalmente a los ricos y no crea demanda".

Somavia describió la creciente polarización que se puede observar en distintos contextos, por lo que pidió más diálogo social.

"La crisis global parece que ha mutado en una nueva fase. Bajo la presión de los mercados financieros, algunos gobiernos son forzados a adoptar planes de austeridad con precipitación, sin consultar y con enormes costes sociales".

Por todo ello, Somavia reclamó que los gobiernos no desmantelen los sistemas de protección social y pidió a los que no tengan que los implementen.

"Hay una creciente desconexión entre los ciudadanos y sus gobiernos. Creo que un mínimo de protección social es indispensable para llegar a modelos de crecimiento que sean integradores y justos", indicó.