La compañía eléctrica española Endesa cerró el primer trimestre del año con un beneficio de 621 millones de euros, un 7,2 % menos que el mismo periodo del año anterior.

El descenso lo atribuye la compañía al impacto de las medidas adoptadas por el Gobierno para atajar el déficit de tarifa eléctrico que conllevaron recortes en las retribuciones de las empresas y que, en el caso de Endesa, cuantificó en 70 millones de euros, sobre todo en lo que se refiere a la actividad de distribución.

El consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, rechazó dichas medidas ante los analistas por ser "desproporcionadas" e ir en sentido contrario a lo que se adoptó en el resto de Europa.

De forma global, los ingresos de la eléctrica en todo el mundo crecieron un 3,4 %, hasta los 8.647 millones de euros; mientras que el ebitda aumentó un 2,9 %, hasta los 1.827 millones.

En Latinoamérica, el beneficio se mantuvo estable en 146 millones de euros, un 0,7 % más, con una buena evolución de la demanda energética en todos los países (Perú, Chile, Brasil, Argentina y Colombia) que hizo elevar un 5,7 % las ventas de energía, hasta los 18.252 gigavatios-hora (GWh), y un 4 % la generación.

Con la mirada en la expropiación de YPF en Argentina, Brentan quiso dejar claro que la situación de la eléctrica es "completamente diferente" a la de la filial de Repsol y que no ve "riesgos" de expropiación de sus negocios en este país ni en ninguno de los otros de Latinoamérica donde está presente.

Endesa, que tiene en Argentina negocios en generación (con 4.522 MW en térmicas e hidráulicas) y en distribución (con 2,3 millones de clientes en Buenos Aires con Edesur), apuntó que su exposición es "limitada", con una valoración de riesgo total de 130 millones de euros.

No obstante, la eléctrica, al igual que el resto de compañías que operan en Argentina, afronta el problema de las revisiones de tarifas pendientes, un tema en el que, según Brentan, ya trabaja el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández.

En el capítulo de inversiones, Endesa dedicó 225 millones de euros a Latinoamérica y 195 millones de euros a España y Portugal.

En cuanto a la deuda, se situó en 9.607 millones de euros al cierre del trimestre, 1.395 millones menos que a finales de 2011.

En Bolsa, las acciones de la eléctrica cayeron un 1,36 %, hasta los 13,39 euros por acción.