Un inmenso Radamel Falcao anotó dos goles y el Atlético de Madrid venció el miércoles 3-0 al Athletic de Bilbao para ganar la final de la Liga Europa por segunda ocasión en los tres últimos años.

Falcao hizo dos golazos a los siete y 34 minutos, el brasileño Diego marcó a los 85 y el equipo de Diego Simeone tuvo una actuación redonda frente al plantel dirigido por su compatriota argentino Marcelo Bielsa.

Falcao conquistó la Liga Europa por segunda temporada al hilo, luego de ganarla el año pasado con el Porto de Portugal. Además, el ariete colombiano se alzó como su máximo artillero por segunda campaña consecutiva, al llegar a 12 goles.

"Es increíble, doy gracias a Dios porque me dio este regalo que pocos jugadores tienen la oportunidad de vivir", declaró Falcao.

Simeone ganó un título en su primera temporada como técnico del Atlético, equipo con el que logró un doblete de copa-liga en su etapa como jugador.

"El equipo respondió muy bien al partido que teníamos en la cabeza y Radamel lo culminó como se merece", dijo Simeone.

La conquista convirtió a Simeone en el cuarto entrenador no europeo en ganar un título de copa europea, y los tres son argentinos: Luis Carniglia con Real Madrid, Helenio Herrera con Inter de Milán y y Alfredo Di Stefano con Valencia.

Además, Simeone quedó como el tercero que se consagra en el torneo como técnico y jugador. Como volante, estuvo con el Inter que se consagró en 1998, cuando al certamen se le conocía como la Copa UEAF. Los otros son Dino Zoff y Huub Stevens.

"El título es de los jugadores. Nosotros marcamos el camino y ellos simplemente lo siguen. El triunfo es de ellos", señaló Simeone.

Bielsa, por su parte, todavía tiene posibilidades de cerrar con un título su primera campaña con el Athletic, cuando dispute el 25 de mayo la final de la Copa del Rey frente al Barcelona.

El Athletic — que se ganó elogios en el camino a la final por su juego vistoso y dejó en el camino a potencias como Manchester United — no pudo imponerse en esta ocasión frente a un plantel ordenado en la marca, rápido en el contraataque y con un Falcao letal en la definición.

"Estoy decepcionado, era un partido difícil y obviamente yo soy responsable de la conducción del grupo", se lamentó Bielsa.

"Fue un triunfo merecido, pero la diferencia fue exagerada", añadió.

Diego manejó los hilos del mediocampo a la perfección, y fue el complemento ideal para el artillero colombiano en el ataque colchonero.

Falcao abrió la cuenta con una joya: recibió la pelota fuera del área, entró por la derecha, recortó hacia adentro y definió de zurda y con comba al ángulo del segundo palo.

El Athletic no se amilanó y siguió fiel a su estilo, buscando sin cesar el arco rojiblanco, con el incansable Fernando Llorente como referente.

Sin embargo, Falcao le tiró un balde de agua fría con otra definición de crack. El ex jugador de River Plate recibió una pelota en el corazón del área, amagó con ir hacia la derecha y se deshizo de su marca pasándose la pelota por detrás de la pierna izquierda, y nuevamente remató con la zurda.

"Hoy metí los dos goles con la izquierda, la derecha la dejé de apoyo", dijo Falcao.

Bielsa ordenó las fichas en el entretiempo y el Athletic estuvo cerca de descontar en la primera jugada del complemento, pero el equipo vasco no logró convertir en gol las ocasiones que generó en los 45 minutos finales.

Cuando el club de Bilbao buscaba el gol con todo, Diego sentenció el resultado en un contragolpe y coronó su magnífica actuación.

"Evidentemente no defendimos bien", resaltó Bielsa.