La compañía alemana de suministro energético E.on redujo en el primer trimestre el beneficio neto un 23 %, hasta 1.880 millones de euros.

E.on informó hoy de que la facturación aumentó en el mismo periodo un 28 %, hasta 35.700 millones de euros, por nuevos contratos de gas y el aumento de los ingresos en renovables y en Rusia.

El beneficio consolidado antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda) subió un 9 %, hasta 3.800 millones de euros.

El director de Finanzas de E.on, Marcus Schenck, apostilló en el comunicado que "dijimos en marzo que habíamos superado el fondo y vemos confirmada esta tendencia en el primer trimestre".