Francia tiene confianza en el manejo de Colombia al caso del periodista galo Roméo Langlois, en poder de las FARC desde el pasado 28 de abril, dijo hoy el embajador del país europeo en Bogotá, Jean-Pierre Vandoorne.

"Mis autoridades en París (...) confían no solamente en su embajada, en nuestra embajada, sino que también confían en las autoridades colombianas", expresó Vandoorne en una entrevista con la cadena Caracol Radio.

Esa confianza va hasta el extremo de que "no dudan de que Roméo recobre pronto la libertad, sano y salvo", agregó el diplomático, quien indicó que el caso de este periodista lo obliga a mantener un contacto regular con su Gobierno.

"Espero que Roméo Langlois, actualmente retenido en algún departamento sureño de Colombia, recobre pronto, sano y salvo, su libertad y su libertad de informar", dijo Vandoorne tras observar que quienes lo retienen saben quién es él y cuál es su trayectoria.

El corresponsal de la cadena de televisión France 24 y el diario Le Figaro cayó en manos del frente 15 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el 28 de abril último en la zona rural de La Unión Peneya, aldea de la localidad de Montañita.

Langlois acompañaba a un contingente militar y policial que iba a lanzar en esa población del departamento del Caquetá una operación antidrogas y quedó en medio de un combate en el que murieron cuatro miembros de las fuerzas de seguridad y del que él salió herido.

Según miembros de las tropas, el periodista se despojó del casco y el chaleco de uso militar que le habían sido proporcionados y se fue en dirección de los rebeldes.

Las FARC informaron el pasado día primero que lo retenían en condición de "prisionero de guerra" y más tarde condicionaron su entrega a un debate sobre la cobertura periodística del conflicto armado interno.

"Me parece que ese debate ya se dio y es permanente" en Colombia, en otros países y en foros internacionales, como las Naciones Unidas, afirmó el embajador francés.

El diplomático defendió que Langlois, como reportero de guerra, informa con "toda la independencia necesaria", a veces con la vida puesta en riesgo, como puede verse en conflictos como los de Afganistán, Pakistán y Colombia, en el caso del periodista galo.

"Estamos frente al caso de un reportero, de un reportero de guerra que cumplía con su deber, con su vocación", insistió Vandoorne.

El embajador galo pidió a los captores de Langlois que cumplan con su compromiso de renunciar al secuestro de civiles, como lo anunciaron a finales del pasado febrero, y a los colegas y familiares de Langlois que lo esperan libre, sano y salvo.