El nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, propuso hoy que el Estado nacionalice el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, lo que le convertirá en el accionista mayoritario de la cuarta entidad de España, informaron fuentes próximas al consejo del grupo financiero.

Goirigolzarri propuso que el Estado español sea el accionista mayoritario de la entidad, fruto de la unión de varias cajas de ahorro, Caja Madrid, Bancaja y otras cinco más.

El nuevo presidente explicó al consejo de administración del Banco Financiero y de Ahorros, matriz de Bankia, que propondrá que el préstamo de 4.465 millones del Estado se convierta en acciones.

Ello supondrá la nacionalización de BFA y como el grupo posee más del 45 % de Bankia, el Estado pasará a ser directamente el accionista mayoritario de esta entidad, que es la cuarta de España, con más de 10 millones de clientes y unos 400.000 accionistas.

José Ignacio Goirigolzarri, exconsejero delegado del BBVA, sustituyó hoy al frente de Bankia al ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato, que anunció el pasado lunes su dimisión.

El anuncio de la dimisión de Rato se produjo en una jornada en la que se supo que el Gobierno y el Banco de España preparan un plan de saneamiento del banco.

La entrada del Estado español como principal accionista supondrá la nacionalización de BFA y previsiblemente que las siete cajas que lo crearon vean esfumarse su participación, ya que es muy probable que con el canje de acciones el Estado obtenga el 100 % de la cabecera del grupo.

Cuando la nacionalización de BFA se materialice, el Estado pasará a tener más del 45 % de Bankia, lo que le dará el control total de la entidad, al ser el accionista mayoritario.

El valor del banco ha caído en la Bolsa española en los últimos días casi un 13 por ciento.

A primera hora de la tarde, antes de asumir la presidencia de BFA, Goirigolzarri fue nombrado presidente de Bankia y declaró que asumía el cargo con el reto de hacer la entidad "mas fuerte, rentable y potente".

En declaraciones a Efe TV, el sustituto de Rato afirmó que su proyecto al frente de Bankia redundará en beneficio de "la sociedad española".

"Creo que tenemos entre las manos un proyecto de extraordinario futuro", aseguró.

Su llegada ha sido recibida, sin embargo, con voces críticas desde distintos sectores ante los planes de nacionalización del grupo.

El relevo al frente de Bankia se produce en un momento complicado para la entidad, ya que, por su alta exposición al sector inmobiliario, su morosidad y tamaño, uno de los más grandes en España, se calcula que podría necesitar un apoyo público de unos 7.000 millones de euros.

El Gobierno español que preside Mariano Rajoy adelantó que el próximo viernes, en el Consejo de Ministros semanal, aprobará nuevas medidas para completar la reforma del sistema financiero español.

Entre otras medidas, planea imponer nuevas exigencias de saneamiento, con mayores provisiones para los créditos considerados no dudosos.