El IBEX 35 sucumbía en los primeros compases de la sesión a la caída de los bancos y perdía el 0,93 %, desmarcándose del resto de mercados europeos, pendiente del cambio en la presidencia de Bankia y de las nuevas provisiones a las que tendrán que hacer frente las entidades financieras.

Tras la apertura, el selectivo español perdía 65,20 puntos y se situaba en 6.941 unidades, mientras que el Índice General de la Bolsa de Madrid retrocedía el 0,66 %.

Otros mercados europeos lograban beneficios del 0,40 % en París y del 0,48 % en Milán.

Tras la salida de Rodrigo Rato de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri asumirá su Presidencia y la de su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros, tras la reunión hoy de los consejos de administración de ambas entidades.

Además, el Ministerio de Economía y el Banco de España ultiman los detalles de la nueva ronda de saneamientos que van a imponer a la banca española, y que será aprobada en el próximo Consejo de Ministros.

Como referencias macroeconómicas destacan las cifras de comercio exterior de marzo de Alemania y las cifras semanales de reservas de crudo y derivados en Estados Unidos, en tanto que las dificultades para cerrar un Gobierno estable en Grecia pasaban a un segundo plano.

En los primeros minutos de la sesión, los bancos acogían con pérdidas la exigencia de mayores provisiones al sector que el Gobierno aprobará previsiblemente el viernes, con Bankia al frente de las caídas del IBEX (3,27 %).

Santander cedía el 1,89 %; Caixabank, el 1,62 %; BBVA, el 1,62 %; Bankinter, el 1,64 %, y el Popular, el 0,93 %.

En cuanto al resto de pesos pesados del mercado, Telefónica perdía el 0,72 % después de conocerse que el Gobierno argentino le ha impuesto una multa por una avería en el servicio ocurrida en abril, Iberdrola se dejaba el 1,30 % y Repsol cotizaba prácticamente plano.

Entre las empresas que han presentado hoy sus cuentas, Endesa sufría un descenso del 1,58 % y Amadeus, del 1,49 %.

El euro abrió hoy a la baja en el mercado de divisas de Fráncfort y se cambiaba a 1,2975 dólares, al tiempo que el barril del crudo Brent para entrega en junio cotizaba a 112,32 dólares, 0,41 menos que al cierre de la jornada anterior.