El grupo bancario y asegurador holandés ING anunció hoy un beneficio neto de 680 millones de euros en el primer trimestre 2012, un 50,8 % menos que en el mismo período del año anterior, a pesar de incluir extraordinarios como la ganancia de la venta de ING Direct en EE.UU (489 millones de euros).

El beneficio antes de impuestos ascendió a 1.108 millones de euros, un 43,5 % por debajo del resultado logrado en el primer trimestre de 2011, indicó la entidad en un comunicado.

La división bancaria obtuvo un beneficio antes de impuestos de 1.126 millones de euros, un 26 % menos que el año precedente, mientras que la división de seguros rebajó el beneficio antes de impuestos en un 104,2 %, sufriendo una pérdida de 18 millones de euros.

La entidad -que fue rescatada con 10.000 millones de euros de fondos públicos en 2008- mejoró su ratio de solvencia (el llamado Core Tier 1) respecto al trimestre anterior, pasando de un 10,0 % al final del primer trimestre de 2011 a un 10,9 % al final del mismo período en 2012.

ING -cuyas actividades desde 2007 en el sector de banca comercial están siendo investigadas en EE.UU.- ha contabilizado en el primer trimestre una provisión de 370 millones de euros para cubrir posibles costes derivados de esas investigaciones.

El presidente del Consejo de Administración de ING, Jan Hommen, comentó que el contexto de crisis económica en Europa "incrementó la volatilidad de los mercados financieros, con lo que su impacto en los resultados fue evidente".

El ejecutivo se mostró satisfecho de que los resultados del banco, si bien inferiores respecto "al fuerte primer trimestre de 2011", mejoraran respecto al último trimestre del ejercicio anterior.