El Gobierno de Perú confirmó hoy que la muerte de unos 5.000 pelícanos en diferentes playas de Perú durante las últimas semanas fue causada por inanición al escasear la anchoveta, su principal alimento durante el otoño.

Un informe oficial señaló que el calentamiento de las aguas del mar desde febrero pasado ha generado que la anchoveta y otras especies de aguas superficiales hayan migrado hacia el sur y hacia aguas más profundas.

"Estas condiciones han generado la mortandad progresiva de pelícanos y piqueros desde el norte hasta la costa central de nuestro país", remarcó el comunicado.

La información del Gobierno confirmó las conclusiones de un estudio privado realizado por el biólogo Carlos Bocanegra, de la Universidad Nacional de Trujillo, quien determinó que el sistema digestivo de 20 pelícanos muertos no contenía su alimento habitual y en cambio presentaba un "elevado y preocupante" número de parásitos.

Los datos del Instituto del Mar del Perú (Imarpe) revelan que las aguas del litoral norte se encuentran en 22 grados centígrados, cuando lo usual es que se mantengan entre los 14 y 17 grados.

Bocanegra manifestó el martes a Efe su preocupación porque encontró hasta 120 ejemplares de "Ascaris lumbricoides", un endoparásito, cuyas hembras arrojan hasta 250.000 huevos que son posteriormente excretados".

Por esta razón, la Dirección General de Salud Ambiental lanzó la recomendación de restringir el acceso en algunas de las playas donde aparecen los pelícanos muertos.

El comunicado oficial de hoy señaló que de persistir estas condiciones oceanográficas es probable que su impacto se extienda a otras zonas del litoral del país, lo que hará que las cifras puedan incrementarse y afectar a otras especies marinas.

Añadió, además, que el Servicio de Sanidad Agraria (Senasa) ha realizado diferentes análisis específicos a las aves guaneras que han descartado cualquier riesgo para la salud humana.

La muerte de los pelícanos y piqueros se produce apenas dos semanas después de que en las mismas playas del norte del país aparecieran muertos más de 800 delfines sin que la principal causa haya podido definirse todavía.

Al respecto, el comunicado oficial señaló hoy que el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) contabilizó 877 delfines varados y que los diferentes análisis que se practicaron han resultado negativos.

"Adicionalmente a estas pruebas, estamos a la espera de un último examen consistente en el análisis molecular para el descarte de morbilivirus. Luego de este examen podríamos tener mayores elementos para determinar la causa de este fenómeno", acotó.

El informe también aseguró que "sobre la base de los ejemplares analizados no es posible asociar esta mortandad a las actividades de exploración sísmica petrolera", como han denunciado algunas asociaciones ecologistas.

El representante de la Organización Científica para la Conservación Animales Acuáticos (Orca), Carlos Yaipén, aseguró el martes que los delfines que se encontraron varados "habrían muerto por impacto acústico".

En una presentación en el Congreso de la República, Yaipén dijo que llegaron a esta conclusión después de analizar exhaustivamente a ejemplares de las especies muertas en laboratorios de Norteamérica y en otros centros científicos que tienen Orca en el mundo.

"Lo que es anormal en la muerte de delfines y pelicanos es su presencia en las playas costeras. Este fenómeno de mortandad, con niveles altos, jamás ha ocurrido en el país, lo cual es preocupante", manifestó.

El Gobierno peruano aseguró hoy, al respecto, que el consumo de los recursos marinos "está totalmente garantizado" y pidió descartar "las especulaciones que vienen difundiendo personas o instituciones de manera irresponsable" que han llevado a un descenso en la compra de pescado.