Ichiro Ozawa, exlíder del gobernante Partido Democrático de Japón y uno de los políticos más controvertidos del país, será juzgado en segunda instancia por el Tribunal Superior de Tokio por un supuesto delito financiero, informó hoy la televisión pública NHK.

Los fiscales decidieron hoy que apelarán ante esa corte la decisión de finales de abril de un tribunal tokiota, que absolvió a Ozawa de la acusación de irregularidades financieras al considerar que no había evidencias de su implicación.

La Fiscalía había pedido tres años de cárcel para Ozawa, conocido como el "Shogun en la sombra" por su gran influencia en las esferas políticas, al acusarlo de ocultar el uso de 400 millones de yenes (3,7 millones de euros) para adquirir un terreno en Tokio en 2004 a través de la oficina que gestiona sus donativos políticos.

El ex secretario general del Partido Democrático, de 69 años, está considerado el artífice de la histórica victoria electoral de esta formación en 2009, que acabó con más de medio siglo de gobierno del hoy opositor Partido Liberal Demócrata (PLD).

La formación acogió con gran revuelo la imputación inicial de Ozawa y le suspendió provisionalmente como miembro del partido, aunque ayer mismo, antes de conocerse la apelación de la Fiscalía a la absolución, anunció que volverá a admitirlo en sus filas.

El proceso contra el exlíder del PD tiene fuertes implicaciones políticas, ya que su absolución deja espacio a la posibilidad de que Ozawa intente arrebatar el liderato del partido al actual primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, en las elecciones internas convocadas para septiembre.

El veterano político cuenta con una facción mayoritaria de seguidores en las filas del partido, por lo que según los analistas tendría serias posibilidades de hacerse con el liderazgo en esos comicios.