El zar antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, dijo hoy que la legalización de las drogas no hará desaparecer el problema del crimen organizado en el continente y apostó por una "tercera vía" en la lucha contra el narcotráfico.

"Reconocemos que es apropiado examinar lo que funciona mejor, pero también reconocemos que las redes criminales transnacionales no desaparecerían si se legalizaran las drogas", señaló Kerlikowske en un discurso que inauguró el 51 periodo ordinario de sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (Cicad).

Kerlikowske explicó que las organizaciones criminales "no derivan todos sus ingresos de las drogas y no se desmantelarían si las drogas fueran legalizadas", porque son "negocios diversificados, que obtienen ganancias de la trata de personas, el secuestro, la extorsión, el robo de propiedad intelectual y otros delitos".

"Ninguna recaudación tributaria potencial proveniente de la legalización podría compensar jamás los costos que el aumento del consumo de drogas resultante impondría a la sociedad", añadió el responsable de la política antidrogas estadounidense.

La posibilidad de despenalizar las drogas ha tomado nueva fuerza en los últimos meses en el continente a iniciativa del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y fue debatida durante la pasada Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias (Colombia).

Ante el pleno de la Cicad, perteneciente a la Organización de Estados Americanos (OEA), Kerlikowske defendió una "tercera vía" entre las dos propuestas que han marcado el debate sobre los estupefacientes en los últimos dos años: el recurso masivo al sistema penal y la legalización de las sustancias.

"Al aplicar las políticas de control de drogas debemos confiar en la ciencia, no en el dogma. Debemos confiar en la investigación, no en la ideología", subrayó el funcionario.

Kerlikowske recordó que ese enfoque es el que marca la nueva estrategia para la lucha antidrogas presentada por EE.UU. el mes pasado, y que busca alejarse del enfoque estrictamente policial para impulsar la prevención y el tratamiento.

El zar antidrogas aseguró que la demanda de estupefacientes "no es sólo un problema de Estados Unidos", dado que el consumo se encuentra en aumento en Europa, y subrayó que "no existe una solución panacea para el problema mundial de las drogas".

Durante la sesión inaugural de la Cicad, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, firmó un memorando de entendimiento de su organismo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para cooperar en la reducción de la demanda de drogas en el continente.