Un jurado de Florida declaró hoy culpable de asesinato en primer grado a un hombre por la muerte en 2010 de su casero, un profesor de la Nova Southeastern University, a quien propinó nueve puñaladas y prendió fuego con gasolina en su vivienda, informó una fuente judicial.

Randy W. Tundidor, de 45 años, fue declarado culpable tras un día de deliberaciones de los diez cargos que pesaban en su contra por el asesinato de Joseph Morrisey en su casa de Plantation, en el sur de Florida.

Tundidor podría enfrentarse a la pena de muerte en la audiencia para sentencia que tendrá lugar en septiembre próximo por los cargos de "intento de asesinato, robo a mano armada, secuestro e incendio provocado".

El hijo mayor de Tundidor, Randy Jr., de 23 años, implicado en el asesinato, se declaró culpable en agosto pasado para rebajar la condena a intento de asesinato en segundo grado y, de esta manera, eludir una posible sentencia de muerte.

Según el testimonio de Randy Jr., fue su padre quien planeó el asesinato del científico y quien apuñaló a la víctima nueve veces, la roció de gasolina y prendió fuego; tras lo cual incendió la vivienda de Morrisey, en la que se hallaban atadas la esposa del profesor y su hijo de cinco años.

Afortunadamente, la mujer pudo liberarse de la ataduras y escapar con su hijo de la casa en llamas.

La Fiscalía indicó en la acusación que Morrisey había puesto en marcha antes de ser asesinado un procedimiento de desahucio contra Tundidor, quien vivía en régimen de alquiler en una vivienda propiedad del primero. EFE