El primer ministro británico, David Cameron, envió el año pasado un mensaje de ánimo a la ex consejera delegada de News International (NI) Rebekah Brooks, durante el escándalo de las escuchas, revela hoy "The Guardian".

Cameron le mandó el mensaje de texto antes de que el pasado verano Brooks presentara su dimisión al frente de NI, a raíz de la polémica por el espionaje periodístico del desaparecido "News of the World" (NoW).

Según el rotativo británico, Cameron y Brooks intercambiaron mensajes y el político le pidió que mantuviera el ánimo, lo que pone de manifiesto el alcance de la amistad entre ambos.

Después de la renuncia de Brooks al frente de NI, el primer ministro le pidió a la exconsejera, a través de un intermediario, que no volvieran a verse, agrega el diario.

Estas revelaciones están contenidas en un libro sobre la vida del primer ministro titulado "Cameron: Practically a Conservative" (Cameron: prácticamente un conservador), escrito por Francis Elliott y James Hanning, del que informa hoy "The Guardian".

Entre otras cosas, en el libro se afirma que Cameron solicitó a la Policía Metropolitana de Londres que revisara el caso de la niña británica Madeleine McCann -desaparecida hace cinco años en el Algarve portugués- tras recibir presiones de Brooks.

Esta información sale publicada antes de que la ex consejera delegada de NI declare este viernes ante el juez que investiga el caso de las escuchas ilegales en la prensa británica.

Brooks dimitió el año pasado de la filial británica del imperio mediático de Rupert Murdoch, News Corporation, tras el escándalo del "NoW", cerrado en julio de 2011 al revelarse que pinchó móviles de ricos y famosos.

La comisión Leveson, que preside el juez Brian Leveson, fue dispuesta el año pasado por el Gobierno e investiga la ética periodística y la relación entre la prensa y los políticos.

Hace dos semanas también prestaron declaración ante esa comisión Murdoch y su hijo, James, y mañana lo hará Andy Coulson, exdirector del "News of the World".

Brooks, que fue directora del "News of the World" y del diario "The Sun", además de mano derecha de Rupert Murdoch, fue arrestada dos veces por este caso, pero fue puesta en libertad tras ser interrogada por la policía que investiga el escándalo.

Además de ricos y famosos, el periódico intervino teléfonos de miembros de las fuerzas armadas y víctimas del terrorismo.

A raíz del escándalo, las fuerzas del orden llevan a cabo una investigación que tiene el nombre de "Operación Weeting", por lo que decenas de empleados del "News of the World" han sido detenidos y también varios del sensacionalista "The Sun".

Al margen de esta pesquisa sobre las escuchas, la Policía de Londres investiga el caso de los presuntos sobornos de periodistas a la policía a fin de obtener noticias exclusivas.