La Policía española ha desarticulado en la provincia de Vizcaya (norte) una red que obligaba bajo amenazas a mujeres inmigrantes a ejercer la prostitución, en una operación en la que han arrestado a seis personas.

La operación, desarrollada en abril pasado, permitió liberar a dieciséis mujeres, en su mayoría de nacionalidad paraguaya y boliviana, que habían sido amenazadas y coaccionadas para que se prostituyeran, informaron hoy fuentes policiales.

Los arrestados les habían quitado los pasaportes y les obligaban a consumir droga.

La investigación comenzó con la sospecha de que una lonja de la ciudad de Bilbao se estaba usando como prostíbulo.

El pasado 22 de abril, la Policía inspeccionó el local y halló a dos mujeres latinoamericanas, muy próximas a la minoría de edad.

Indagaciones posteriores comprobaron que en esa lonja las mujeres, en situación irregular, eran explotadas sexualmente, en pésimas condiciones, y permitieron localizar otros tres pisos o locales en la provincia de Vizcaya, utilizados por los responsables de la trama.

El 23 de abril se registraron esos pisos y se detuvo a los seis integrantes de la organización, en una operación en la que además los policías lograron liberar a dieciséis jóvenes latinoamericanas.

Los detenidos obligaban a las chicas a ejercer la prostitución y ocultaban bajo llave en cajas de seguridad varios de sus documentos de identidad y pasaportes.

Los acusados guardaban también 4.000 euros en efectivo y sustancias estupefacientes, como cocaína, que suministraban tanto a clientes como a las mujeres que ejercían la prostitución, según la Policía.

La operación sigue abierta y los investigadores continúan en contacto con la Interpol para determinar si personas de otros países, en especial de los que son originarias las jóvenes afectadas, pudieran estar implicadas en esta trama delictiva.