Burger King, la segunda mayor cadena de hamburgueserías del mundo, recuperó la rentabilidad en el primer trimestre gracias al aumento de sus ventas en Norteamérica, mientras continúa con su proceso de renovación para tratar de recuperar terreno en EE.UU. y atraer a la población hispana.

La cadena, con sede en Miami, detalló hoy en un comunicado que en los tres primeros meses de 2012 ganó 25 millones de dólares, frente a los 5,9 millones que había perdido un año antes, gracias en parte a que sus ingresos aumentaron entre esos dos periodos uno 17,9 % y alcanzaron los 396,2 millones.

Burger King está sumida en una estrategia de transformación que incluye cambiar su menú para ganar nuevos clientes y una nueva campaña publicitaria en EE.UU., donde el año pasado fue destronada por Wendy's como la segunda mayor hamburguesería, un negocio que en este país domina McDonald's, según la auditora Technomic.

Estos cambios le han permitió aumentar sus ingresos en EE.UU. y Canadá un 4,2 % en el primer trimestre (en términos comparables a los de un año antes), lo que supone una importante mejora teniendo en cuenta que en el mismo periodo de 2011 su facturación había caído un 6 %, pese a que había 47 restaurantes propios y 11 franquicias menos.

"Estamos particularmente satisfechos con el resultado de Norteamérica, que ha tenido la mejor evolución de sus ventas de los últimos ocho trimestres", aseguró hoy el director financiero de Burger King, Daniel Schwartz, al presentar estas cuentas.

Como parte de su estrategia de transformación, la compañía ha decidido deshacerse de todos sus establecimientos en propiedad y convertirlos en franquicias, una idea que de momento le ha merecido la mejora de la perspectiva que la agencia Fitch otorga a la calificación de su deuda, que ha pasado de "negativa" a "positiva".

Como parte de este proceso, el mes pasado el empresario hispano Guillermo Perales anunció la compra de 96 establecimientos de la cadena en Florida, lo que lo convirtió en el cuarto mayor operador de franquicias en EE.UU.

Además, Perales, nacido en Saltillo (México) pasó a ser el mayor propietario de franquicias perteneciente a una minoría, con un total de 167 establecimientos (en Florida y en Texas).

Otra estrategia de Burger King pasa por aumentar su capacidad de atracción de clientes hispanos.

Según datos difundidos recientemente en un estudio elaborado por Univision sobre la relación entre la población hispana y los restaurantes de comida rápida, éstos aportan el 18 % de la facturación de este tipo de establecimientos y "son mucho más proclives a visitarlos" que la media nacional.

De media, un consumidor hispano visita los restaurantes de comida rápida más de diez veces al mes (los jóvenes hasta doce veces), frente a las siete veces del resto.

Además, acude en grupos, el 34 % suele acudir con niños o adolescentes (frente al 25 % del resto) y el 25 % va con amigos (18 % el resto).

Hace un mes los dueños de Burger King, la firma de inversión neoyorquina 3G Capital, anunciaron la venta del 29 % al grupo británico Justice Holdings por 1.400 millones de dólares, para crear juntos lo que será Burger King Worldwide, una nueva compañía que tendrá su sede en Delaware y cotizará en Wall Street. EFE