El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, aseguró hoy que no se renegociará el pacto fiscal, pero sí que habrá un "pacto político" por el crecimiento aunque sin renunciar a las reformas estructurales.

En un debate con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, en el Europaforum organizado por la cadena de televisión alemana WDR, ambos políticos rechazaron con un rotundo "no" la posibilidad de que se reabra el pacto fiscal (suscrito por 25 países de la UE y en proceso de ratificación) cuando asuma el próximo 15 de mayo la Presidencia de Francia el socialista François Hollande.

Barroso señaló que, aunque no habrá un tratado por el crecimiento, sí habrá un pacto político entre los líderes de la UE para relanzar la economía europea.

Las medidas que contenga ese pacto no serán financiadas mediante un nuevo endeudamiento, aseguraron tanto Schulz como Barroso, ni tampoco a costa de la inflación, sino a través de diferentes partidas en el presupuesto de la UE.

Sin embargo, la necesidad de que los países europeos con mayores déficit sigan acometiendo las reformas estructurales necesarias no desaparecerá con un pacto político por el crecimiento, sostuvieron, si bien Schulz admitió que algunos países discrepan con esta visión.

Tanto el presidente de la CE como el del Parlamento Europeo se mostraron convencidos de que las instituciones de la UE saldrán reforzadas de la crisis.

Rechazaron tajantemente que el euro, que debía ser un elemento de unión, ahora se ha convertido en una bomba de relojería, si bien Schulz admitió cierta preocupación por el futuro de Europa.