El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, ha afirmado hoy que "no hay que dar por hecho" que la UE relajará el objetivo del déficit para España.

Según ha precisado en una entrevista en Radio Euskadi, en la cumbre del próximo 23 de mayo, la UE pondrá en marcha una estrategia para incentivar el crecimiento económico, pero dicha estrategia "completará" las actuales políticas económicas.

Ha destacado, sin embargo, que la presencia del nuevo presidente francés, François Hollande, en la citada reunión supondrá un "cambio real en los términos en los que se discutirá sobre el crecimiento en Europa".

La "receta" para incentivar el crecimiento, según Almunia, consiste en reducir el endeudamiento, mejorar la productividad, "reparar" el sistema financiero -"es como la sangre para el cuerpo humano", según ha dicho- y aumentar la demanda.

En el actual momento, en su opinión, ya existen países de la zona euro que tienen "capacidad locomotora" para crecer en el segundo semestre del año, aunque no ha colocado a España entre ellos.

"Alemania tiene más margen que otros y lo debe utilizar, sin que surjan problemas en su economía", ha dicho.

Sobre una posible intervención del Gobierno español en las comunidades autónomas si no cumplen con los criterios económicos establecidos, Almunia ha recordado que en un mundo económico globalizado e interdependiente, "nadie en la zona euro puede decir 'no te metas en lo mío'".

"Si un país de la UE tiene compromisos y objetivos, todas las partes de ese país que tienen capacidad de decisión no quedan libres de responsabilidad", ha apuntado.

También se ha referido a la posible inyección de dinero público a Bankia y, tras resaltar que es la tercera entidad financiera del país hasta que se culmine la fusión de la Caixa con Banca Cívica, ha opinado que sería "una barbaridad" no darle dinero si lo necesita, aunque sería con unas condiciones "muy serias en cuanto a reestructuración y sacrificios".