Alexandra Vilchez

Un sistema escolar de Carolina del Norte se defiende de las acusaciones de dos grupos de defensa de los derechos civiles de que discrimina a las familias de estudiantes hispanos al no proporcionar información en español.

En una carta enviada el martes al Sistema Escolar del condado Wake (WCPSS), en Raleigh, capital del estado, el Southern Poverty Law Center (SPLC) y el Proyecto de Defensa de Servicios de los Niños del Legal Aid of North Carolina (ACS), amenazan con presentar una demanda ante el Departamento de Educación de EE.UU de no realizar cambios.

Los grupos plantean tres casos en específico de padres con limitación del idioma inglés (LEP) que no recibieron información importante sobre suspensiones de largo plazo de sus hijos, proceso de apelación, y opciones de educación especial en su idioma natal.

Según las organizaciones, al proporcionar en inglés la documentación a los padres que no dominan el idioma, el sistema escolar "ha discriminado en contra de estos estudiantes y violado las leyes estatales y federales".

La población hispana en las escuelas de Wake es la de mayor crecimiento del sistema educativo, que representa el 15 por ciento del total de 146.000 estudiantes.

"Este problema no es sólo acerca de la protección de los derechos civiles de los estudiantes y padres de familia, sino también sobre la misión, visión y creencias fundamentales de las escuelas del condado Wake", afirmó en un comunicado de prensa Jason Langberg, abogado de ACS.

"Nosotros valoramos a todos nuestros estudiantes y sus familiares en WCPSS incluyendo a los que hablan español. Hemos establecido relaciones con los grupos, líderes y medios de comunicación para responder las necesidades de esa comunidad", afirmó en una declaración Tony Tata, superintendente del sistema escolar de Wake.

Por su parte, María Rosa Rangel, portavoz de WCPSS y enlace para los hispanos, aseguró a Efe que las autoridades escolares se comunicarán con las familias que han presentado las quejas para buscar soluciones a sus inquietudes.

"Nos tomó por sorpresa porque contamos con 27 traductores, la mayoría hispanos, que trabajan en nuestras escuelas. El compromiso con estas familias ha sido una prioridad", enfatizó Rangel.

Los grupos de defensa sugieren medidas precisas que el sistema escolar debe adoptar para hacer cumplir con la ley incluyendo contratar personal que hable español para trabajar exclusivamente en situaciones disciplinarias.

Sin embargo, Rangel enfatizó a Efe que WCPSS ha traducido al español la documentación relacionada con el proceso de suspensión de estudiantes, manual del estudiante, información sobre inscripción en las escuelas, entre otros.

"Por más de diez años hemos coordinado esos esfuerzos", resaltó a Efe la portavoz.

El sistema escolar de Wake es el segundo en Carolina del Norte que recibe "amenazas" de grupos de derechos civiles por supuestamente discriminar contra estudiantes y familias hispanas.

El pasado mes de mayo, el SPLC presentó una queja formal al Departamento de Educación contra el Sistema Escolar de Durham (DPS), por situaciones en las que los alumnos hispanos no se sentían bienvenidos y percibían un "ambiente hostil".

Entre las quejas de los padres resaltaron la falta de intérpretes calificados para atender a más de 6.000 familias del sistema que no dominan el español.

También denuncias de casos en los que los estudiantes hispanos recibieron "insultos étnicos" por parte de sus profesores y a algunos se les exigió presentar documentos de residencia legal en el país para poder inscribirse en los centros educativos.

Desde entonces, se han realizado varias reuniones entre el sistema escolar y los padres hispanos para resolver los problemas de comunicación.

WCPSS tiene 10 días para responder a las quejas presentadas antes que las organizaciones contacten a la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación en Washington DC. EFE.