Un tribunal federal de apelaciones dice que los inmigrantes sin documentación para estar en el país no tienen derecho a poseer armas de fuego según la Constitución nacional.

Emmanuel Huitrón Guízar se declaró culpable de ser un inmigrante sin permiso que poseía armas de fuego después de su arresto el año pasado. Quedó a disposición de las autoridades inmigratorias en el Centro Correccional del condado de Natrona en Wyoming.

Un abogado defensor apeló el caso por considerar que los inmigrantes carentes de autorización no están excluidos de poseer armas de fuego como lo están los convictos y los enfermos mentales, y que deberían tener los mismos derechos que los ciudadanos a comprar un arma para caza y protección.

Un tribunal de apelaciones falló el lunes que los inmigrantes no autorizados tienen solo una protección limitada según la Constitución.

El abogado Ronald Pretty dice que planea apelar ante la Corte Suprema nacional.