El príncipe Enrique, de Gran Bretaña, fue galardonado por prestar ayuda a los soldados heridos, durante un acto de etiqueta que tuvo lugar el lunes en la noche en Washington, en su primera visita a la capital estadounidense.

Enrique, piloto de helicóptero Apache en las fuerzas armadas británicas, dijo a los invitados en la ceremonia de entrega de los premios que muchos efectivos militares, hombres y mujeres, han "pagado un precio terrible y han preservado nuestra seguridad y libertad".

"Lo menos que les debemos es garantizarles que ellos y sus familias valerosas tengan todo lo que necesiten para sus días más oscuros y que alguna vez recuperen la esperanza y la confianza para un nuevo florecimiento", señaló.

Enrique, de 27 años, recibió el galardón junto con su hermano mayor, el príncipe Guillermo, por las actividades de beneficencia de la fundación de ambos.

Enrique, tercero en la sucesión al trono británico después de su padre y hermano, ha trabajado con diversas organizaciones de beneficencia.

Entre estas figuran Walking with the Wounded (Caminando con los Heridos), que rehabilita y entrena a veteranos, y Help for Heroes (Ayuda para los Héroes), que proporciona asistencia a soldados heridos, sean hombres o mujeres.

Enrique se desempeñó como controlador aéreo durante 10 semanas en Afganistán en 2007 y 2008, pero se anticipó su regreso a Gran Bretaña tras la difusión de detalles sobre sus labores militares.

En su discurso de cinco minutos, el príncipe exhortó a estadounidenses y británicos a que trabajen juntos a fin de curar y apoyar a los veteranos heridos, mediante la aportación de expertos y experiencias.

Otros de los agasajados en la ceremonia realizada en Hotel Ritz-Carlton eran el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y la violinista Anne-Sophie Mutter.

___

Jessica Gresko está en Twitter como http://twitter.com/jessicagresko